El Club de Editores fue fundado el 25 de noviembre de 1968, producto de la ilusión y visión de un grupo numeroso de amigos que tenían en común al “libro” como objeto de convivencia personal y profesional, ya que, no siendo necesariamente editores, sino integrantes de bienes y servicios del gremio de papel, impresión, encuadernación, distribuidores, libreros, artes gráficas y, por supuesto editores, todos inmiscuidos en lo que conocemos como la cadena productiva del libro, decidieron “en comunión de ideas y unidos por el afecto” y sin una intención gremial, crear este club bajo el lema “Amigos por el libro”.
Algunos de los propósitos del Club de Editores son: crear condiciones propicias para fortalecer el espíritu de solidaridad e integración entre los miembros de la cadena productiva del libro; propugnar porque las actividades editoriales tiendan a la dignificación del gremio; fomentar relaciones con asociaciones afines, y llevar a cabo todo tipo de eventos de índole social y cultural orientados a conseguir los objetivos mencionados.
Por los 50 años de la fundación del Club de Editores, su Consejo Directivo, encabezado por el Ing. José Calafell Salgado, está organizando una celebración especial, así como la apertura de la “cápsula del tiempo”: una especie de baúl de los recuerdos en la que hace 25 y 50 años se depositaron objetos, libros, fotografías, periódicos, cartas, mensajes y otros elementos relacionados no sólo con la industria editorial, sino que pudieran haber sido representativos de la cultura y trabajo que los integrantes del club han realizado por México.
Debido a ello, entrevistamos al Ing. José Calafell para platicar en torno al Club de Editores y esta celebración que se antoja memorable.
Jorge Iván Garduño: ¿considera que el Club de Editores tiene una trascendencia más allá de los lazos de amistad al tener representantes de diversos gremios?
José Calafell Salgado: en términos reales sí. Sería un peso simbólico. Pero la idea fundamental de este Club, y que pasó por la mente de Don Luis Fernández González, nuestro presidente fundador, y por el resto de los fundadores del Club es que, cuando los actores de un gremio están unidos, no sólo por lazos empresariales o de negocios, sino además por lazos de amistad, compañerismo y fraternidad, eso necesariamente redunda en un trabajo más productivo para el país, un bien común para todos. Esa es la idea fundacional del Club de Editores, un club de amistad. Y bajo esa premisa seguiremos estrechando lazos en torno al libro.
JIG: ingeniero, le toca a usted celebrar los 50 años de la fundación del Club de Editores, ¿qué significa para usted esto?
JCS: una coincidencia gozosa que me llena de orgullo y honor. Al tiempo de que es un gran compromiso. El día que tomé posesión de la presidencia de este Consejo Directivo lo comenté al decir que asistí por primera ocasión a este club por allá de los años 1997-1998, hace ya 20 años de ello, invitado por el Lic. René Solís, y es significativo y de un gran honor para mí que veinte años después de comenzar mi carrera en la industria editorial me toque a mí encabezar los festejos de una asociación tan relevante, ya que los lazos de amistad que tenemos entre quienes la integramos son significativos.
JIG: como parte de los festejos de los 50 años del club se abrirá una “cápsula del tiempo”, ¿de qué trata esto?
JSC: en los inicios de nuestro club, el Consejo fundador presidido por don Luis Fernández González creó la “cápsula del tiempo”, una especie de baúl de los recuerdos en donde se depositaron objetos tan variados como libros, fotografías, periódicos, cartas, mensajes y otros elementos, que recuerdan a la industria editorial de hace 50 años. Y cuando el club celebró su 25 aniversario, en evento organizado en el Castillo de Chapultepec por el entonces presidente, don Rogelio Carvajal, se llevó a cabo la apertura de esta primera “cápsula del tiempo”. Y me cuentan mis amigos del club que se procedió a incorporar otros objetos de su clase, a la espera de una próxima apertura 25 años después. Por tanto, invitamos a nuestros amigos y socios a que nos acompañen el próximo jueves 6 de septiembre a las 19:00 horas a unirse a la celebración y apertura de la segunda “cápsula del tiempo”, y aportar algún objeto memorable que quieran dejar como símbolo de su paso por nuestra industria, en la conformación de lo que será la tercera cápsula; objetos que incluso por los avances tecnológicos podrían contener cientos o miles de libros digitales. Cabe indicar que el distinguido escritor, editor e historiador Enrique Krauze nos acompañará en dicha ceremonia.
JIG: precisamente con tantos avances tecnológicos y nuevas maneras de leer y distribuir los libros en una sociedad globalizada, ¿cómo ve el futuro de la industria editorial a 5 años?
JCS: una interesante pregunta que da para mucho, pero cómo tú lo has dicho utilizando la palabra “globalización”, considero que la apuesta en la industria editorial es lo que ya está pasando en otras industrias, y pudiera sonar obvio, pero la realidad te hace ver que esto no es precisamente así, es decir, en la industria editorial se han dado procesos de concentración que ya se habían dado en otras industrias, incluso de medios de comunicación años atrás, ¿qué va a pasar en los próximos años? Pues hay que ver qué está pasando en las otras industrias de consumo y contenidos en general, y eso es lo que yo considero nos va a pasar también inevitablemente, y a partir de eso podemos abordar muchas situaciones. Con respecto a los contenidos, por ejemplo, creo que tendremos una globalización mucho mayor, pero irónicamente, globalización no significa que los contenidos globales o mundiales borren de tajo los contenidos locales, todo lo contrario, lo que pasará es que convivirán por un lado contenidos globales fuertes, completamente transversales a toda América Latina, e incluso a España, y luego un componente de contenido local muy importante, incluso mayor que el que existe ahora, ¿por qué?, porque hay muchos países en América Latina donde fundamentalmente se venden libros que son best seller mundiales, pero sobre todo por la apuesta de las editoriales ahora nos estamos encontrando con que hay labor editorial local, y esto con el paso del tiempo va a ir creciendo gracias a la edición digital, por lo que veremos, por ejemplo, en Centroamérica que se tendrán libros del gran libro norteamericano, pero también libros de escritores centroamericanos que pudieran estar impresos o en formato digital, cosa que hace algunos años era más difícil.
JIG: ¿la industria editorial mexicana está preparada para las exigencias de esta globalización?
JCS: hay grandes retos para los que tenemos que prepararnos. Hemos hecho mucho, pero hay cosas que faltan por hacer, y no por culpa de quienes integramos la industria, me refiero por ejemplo al andamiaje legal que es débil, confusos en muchos casos e inciertos, y creo que en ese sentido la Cámara Nacional de la Industria Editorial Mexicana (CANIEM) tiene varios años trabajando fuerte, por lo que hay que continuar trabajando en fortalecer este andamiaje legal y lo que ello significa. Me refiero, por ejemplo, al Impuesto al Valor Agregado, a la Ley del Libro, a las iniciativas de promoción de la actividad librera, creo que falta muchísimo andamiaje para poder enfrentar este futuro del mercado global que ciertamente es complicado, porque esta globalización nos lleva a decir que en la industria editorial no competimos entre nosotros los editores de libros, sino que lo hacemos con los generadores de consumo de contenido de cultura y entretenimiento en general, y esto es importantísimo que lo veamos y entendamos así porque estamos en un momento en que las industrias están redefiniendo el uso tecnológico, y nosotros debemos estar bajo ese concepto también. En México hay lagunas legales que debemos evitar que existan.
JIG: ¿de ahí la importancia de continuar haciendo gremio en la industria editorial mexicana?
JCS: por supuesto. Necesitamos continuar con el trabajo de industria, así como el que hace nuestra voz oficial que es la CANIEM; es muy importante esto. Y en este sentido la importancia que tiene el Club de Editores es relevante, porque si bien no es un órgano con representación gremial ni oficial, entre nuestras actividades ininterrumpidas desde hace 50 años, tenemos comidas mensuales en las que invitamos a conferencistas trascendentales para nuestra industria, como pueden ser escritores, políticos, artistas e industriales que nos presentan un tema que da para el debate y el análisis. Tener este tipo de eventos en un ambiente distendido, en charlas entre amigos, nos ayuda a tener una misma visión y confluir en temas elementales para el posicionamiento de nuestro sector. Mismos que después podemos llevar a los foros oficiales de representación gremial que ofrece la CANIEM. Así que el Club de Editores es un foro donde se debaten ideas y se comparten puntos de vista de manera informal para estrechar los lazos entre los miembros de la industria.
JIG: Ingeniero Calafell, celebramos que el Club de Editores cumpla sus primeros 50 años desde su fundación.
JCS: Invitamos a los miembros de la Cámara a que nos acompañen en nuestro evento de celebración de nuestro 50 Aniversario, ya que nos daría mucho gusto contar con el mayor número de amigos y colegas de la industria editorial que tendrá lugar en el Centro Cultural Indianilla que se ubica en Claudio Bernard #111, colonia Doctores, en la Ciudad de México, el jueves 6 de septiembre a partir de las 19:00 horas. El programa se verá engalanado por las palabras de Enrique Krauze, además que compartiremos un programa musical que nos permitirá recordar estos 50 años de fundación del club, y desde luego tendremos un coctel. Deseamos que sea una noche para continuar estrechando nuestras manos, así como para celebrar nuestra amistad que deseamos dure para toda la vida.
 
* Jore Iván Garduño / Escritor y periodista mexicano. Coordinador de Comunicación de la Cámara Nacional de la Industria Editorial Mexicana
 

Con el propósito de conformar la Biblioteca del Centro de Innovación, Desarrollo Tecnológico y Formación Profesional para la Industria Editorial, editamos, la CANIEM hace una extensa invitación a todos nuestros afiliados y particulares, para que participen de este proyecto enviando sus donaciones de libros, revistas e impresos que consideren valiosos para el sector editorial a nuestras instalaciones, con atención al Sr. Carlos Anaya Rosique, presidente de la Cámara.
Bajo este tenor, nos complace compartir con todos nuestros lectores que en días pasados el Fondo de Cultura Económica, que encabeza el Lic. José Carreño Carlón, realizó un donativo de libros de la colección “Libros sobre libros”, ejemplares valiosos, que a su debido tiempo será la base de una gran Biblioteca Especializada en la Industria Editorial que, consideramos, tanta falta hace.
Entre los ejemplares tenemos: “El libro y sus orillas” de Roberto Zabala Ruíz; “La novela, el novelista y su editor” de Thomas McCormak; “El negocio de la edición” de Frania Hall; “Independientes, ¿de qué?” de Víctor Malumián; “La máquina de contenido. Hacia una teoría de la edición desde la imprenta hasta la red digital” de Michael Bhaskar y Hernán López Winnie, por nombrar algunos.
La CANIEM, agradece al Lic. Carreño Carlón por tan amable gesto, “una acción que suma al acervo de la Biblioteca del Centro de Innovación y Desarrollo Profesional para la industria editorial” señaló el Dr. Alejandro Ramírez Flores, director general de la CANIEM.
Asimismo, la Secretaría de Cultura federal donó algunos ejemplares del libro de realidad aumentada Memento Mori editado recientemente por el Centro Multimedia, libro que rescata la tradición de “Día de Muertos” con una interfaz análoga y digital que parte de la historia narrada en el libro impreso, y complementa con una navegación en realidad aumentada.
Finalmente, el Lic. Jesús Galera, donó el libro “La librería y sus factores críticos de éxito” del autor Enrique Richter que dita Trillas.
Les agradecemos a ellos su infinito apoyo y “tengan por seguro todos aquellos que decidan ser donantes para este proyecto, que apreciaremos todo tipo de ejemplares, mismos que resguardaremos para consulta en lo que deseamos sea la Biblioteca Especializada en la Industria Editorial”, mencionó el Mtro. Arturo Ahmed Romero, director general de editamos.
 

Las candidaturas al Premio Nacional Juan Pablos al Mérito Editorial podrán ser presentadas por cualquier afiliado de esta Cámara, mediante carta de propuesta acompañada del currículum de los candidatos, dirigida al Consejo Directivo de la Cámara y entregada en las oficinas de esta institución o por correo certificado con acuse de recibo, por fax o por correo electrónico.
 
El Premio Nacional Juan Pablos al Mérito Editorial es un reconocimiento profesional que otorga anualmente la Cámara Nacional de la Industria Editorial Mexicana, desde 1978, a una persona física que se haya dedicado, a lo largo de su vida, a la difusión de la cultura, a través del libro o de las publicaciones periódicas, en funciones de dirección, planeación y organización de una empresa editorial. Lleva el nombre del primer impresor americano del que se tiene registro: Juan Pablos o Giovanni Paoli, activo en la Ciudad de México entre 1539 y 1561.
 
Reproducimos las semblanzas de quienes han recibido tan importante premio en los años 1991 a 1993
 
Francisco Trillas Mercader (1991)
Nació en la ciudad de México y siempre estuvo vinculado con los libros. Descendiente de una familia de encuadernadores, empezó a trabajar en la Librería Patria. Fundó Editorial Trillas en sociedad con su tío Florián Trillas, empresa dedicada a la edición de libros de texto. Fue impulsor de un gran número de autores mexicanos. Creó un sistema de librerías y centros culturales que fue una de las principales redes de distribución bibliográfica del país.
Octavio Colmenares Vargas (1992)
Nació en la ciudad de México, doctor en derecho por la Universidad Nacional Autónoma de México. En 1943 asumió la jefatura de redacción de Jueves de Excélsior, donde años después se hizo cargo de la presidencia del Consejo de Administración. En 1958 participó en la creación de la Asociación Mexicana de la Industria Editorial, antecesora de la Cámara. En 1963 fundó Editorial Meridiano, especializada en publicaciones periódicas. En ese mismo año fue socio fundador y miembro del primer Consejo Directivo de la CANIEM. En 1965 constituyó Editores Asociados Mexicanos; fue director general de Edamex.
Luis Fernández González (1993)
Nació en la ciudad de México el 15 de enero de 1917, hijo de padres españoles. Se inició en el mundo editorial como ayudante de almacén en Herrero Hermanos, de donde salió siendo gerente general para comenzar su propia empresa: Fernández Editores la cual, con su gran visión, se convirtió en una de las más importantes de México.
 

El pasado 8 de agosto, se realizó en las instalaciones de la CANIEM un desayuno en que los invitados principales fueron los instructores del Seminario de Introducción al Mundo de los Libros y las Publicaciones Periódicas Beca Juan Grijalbo 2018, en el que se les reconoció su apoyo, y agradeció su esfuerzo que imprimen para la realización y éxito de este evento que se celebrará en octubre próximo, además, se aprovechó la oportunidad para presentar el programa de contenidos de dicha beca para este año.
Carlos Anaya Rosique, presidente de la CANIEM, agradeció a los instructores por acudir a esta convocatoria que efectuó el Centro de Innovación y Formación Profesional para la Industria Editorial, editamos, donde se presentaron los contenidos, la metodología, métodos de evaluación, logística y la presentación de la plataforma de gestión escolar.
“El trabajo editorial conforma un complejo entramado que requiere de especialistas en cada proceso y, por supuesto, de una formación integral para quienes toman las decisiones, tanto editoriales como financieras, esas que dan sentido a una empresa frente a otra, y ustedes, como instructores, son una pieza fundamental para que esto ocurra”, dijo el Sr. Carlos Anaya Rosique.
Para conocer los temarios, perfiles de los docentes, procesos de inscripción, costos, así como para conocer mayores informes, favor de contactar a Leticia Arellano al teléfono 5604 3294 o al correo: capacitacion@caniem.com y leticia.arellano@editamos.com.mx
 

Con el objetivo de proporcionar información actualizada sobre los temas ISBN, ISSN y Reservas de Derechos al Uso Exclusivo, editamos anuncia el curso sobre estos temas fundamentales para la industria editorial.
Este curso será impartido el próximo 24 de agosto en las instalaciones de editamos (Holanda 13, colonia San Diego Churubusco, delegación Coyoacán, Ciudad de México), y se abordarán temas como: ¿Qué es el ISBN?; Otros números internacionales normalizados; Indicadores de la situación editorial en México y Latinoamérica; Alcances y vínculo del ISBN en el ámbito editorial nacional; Cómo solicitar un ISBN; Excepciones de negativas de números ISBN; ¿Qué es el ISSN?; Alcances y vínculo del ISSN en el ámbito editorial nacional de publicaciones periódicas; Fundamento legal del ISSN en la Ley Federal del Derecho de Autor; Cómo solicitar un ISSN; Excepciones de negativas de números ISSN (página legal y cintillo legal); ¿Qué es la Reserva de Derechos al Uso Exclusivo?; Fundamento legal de la RDUE en la Ley Federal del Derecho de Autor; Supuestos de negativas de una RDAE por motivos fonéticos, gramaticales, visuales y conceptuales, con otra RDUE previamente otorgada o en trámite, principalmente.
El curso tiene una duración de 4 horas y será impartido por el Lic. Rogelio Rivera Lizárraga, Director de Reservas de Derechos y Agencias ISBN e ISSN, quien cuenta con una certificación como “Tutor del Programa de Educación a Distancia”, por parte de la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI, por sus siglas en francés).
Además de su función en el Instituto Nacional del Derecho de Autor (INDAUTOR), ha desempeñado fuera de México, entre otros, los siguientes cargos: subdirector del Registro Público de Obras y Contratos, subdirector de Reservas de Derechos y secretario particular del director general.
Asumió la responsabilidad para el desarrollo e implementación en México de los “Sistemas en línea de números internacionales normalizados ISBN e ISSN”, mismos que posteriormente fueron premiados con el primer lugar como “Reconocimiento de la Mejora a la Gestión” en el año 2010 y 2012, respectivamente.
Informes e inscripciones: Leticia Arellano, teléfono directo 56043294 y al 56882011 ext. 728, y a los correos electrónicos leticia.arellano@editamos.com.mx y capacitacion@caniem.com
 

El pasado 7 de agosto la narradora y ensayista Margo Glantz (Ciudad de México, 1930) fue nombrada como la próxima directora del Fondo de Cultura Económica (FCE), quien iniciaría funciones a partir de diciembre próximo con la operación del nuevo gobierno que encabezará Andrés Manuel López Obrador. El nombramiento fue realizado por Esteban Moctezuma Barragán, próximo secretario de Educación Pública, mediante un comunicado de prensa.
Narradora, ensayista, crítica literaria e integrante de la Academia Mexicana de la Lengua, desde 1995, Glantz es aurora de libros como Y por mirarlo todo, nada veía, Coronada de moscas y Por breve herida, y ha obtenido premios como el FIL de Guadalajara y el Xavier Villaurrutia.
La también autora de Saña se convertirá en la décimo quinta directora del FCE, institución editorial del Estado mexicano que edita, produce, comercializa y promueve obras de la cultura nacional, iberoamericana y universal, a través de redes de distribución propias y ajenas, dentro y fuera de México.
El FCE fue fundado el 28 de abril de 1934 por Daniel Cosío Villegas, quien permaneció al frente de la editorial hasta 1948. Después le siguieron Arnaldo Orfila Reynal (1948-1965), Salvador Azuela (1965-1970), Antonio Carrillo Flores ( 1970-1972), Francisco Javier Alejo (1972-1974), Guillermo Ramírez Hernández (1974-1976),  José Luis Martínez (1977-1982), Jaime García Terrés (1982-1988), Enrique González Pedrero (189-1990), Miguel de la Madrid (1990-2000), Gonzalo Celorio (2000-2002), Consuelo Sáizar (2002-2009), Joaquín Diez-Canedo Flores (2009-2013) y José Carreño Carlón, desde 2013.
Cabe señalar que sigue en duda si el sello octagenario se mantendrá dentro de la estructura de la SEP o si se trasladará a la Secretaría de Cultura, como explicó Carreño Carlón en junio, quien aceptó que una de las posibles reformas que puede enfrentar el FCE es que ya no dependa de la SEP, como hasta ahora.
* Juan Carlos Talavera / excelsior.com.mx
 

Los titulares de la Secretaría de Cultura del Gobierno Federal, del Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura, de El Colegio Nacional, de la Secretaría de Cultura y de la Consejería Jurídica del Gobierno de la Ciudad de México, llevaron a cabo el pasado viernes 10 de agosto una reunión de trabajo para revisar, en el ámbito de sus distintas competencias, las acciones relacionadas con la protección y el destino del archivo de Octavio Paz, tras el reciente fallecimiento de la señora Marie José Tramini de Paz.
El espíritu de la reunión partió de la idea de que el legado de Octavio Paz debe formar parte de nuestro patrimonio cultural para que pueda ser debidamente preservado y consultado en forma abierta en los tiempos que el propio poeta determinó en su testamento.
Al respecto, se tomaron los acuerdos para iniciar los trámites de la sucesión ante las autoridades competentes.
El INBA informó en la reunión que prepara la Declaratoria de Monumento Artístico de los archivos que se encuentren en los inmuebles propiedad de Octavio y Marie José Paz.
Se reiteró que corresponde a un Juez de lo Familiar determinar la inexistencia de un testamento de Marie José Tramini. De confirmarse esta situación, la disposición testamentaria de Octavio Paz señala que El Colegio Nacional será el depositario exclusivamente de los papeles, cartas, correspondencia privada y documentos del acervo. Esto no atañe a los derechos de autor y los inmuebles propiedad de Octavio Paz, que deberán tener otro destino conforme a las disposiciones legales.
El Colegio Nacional manifestó su disposición para ser depositario del acervo de acuerdo con lo manifestado por Octavio Paz en su testamento. La institución refrenda así una de sus principales misiones institucionales: la de preservar la obra de sus colegiados.
Las instituciones de los gobiernos federal y local coincidieron en que la conservación del acervo reviste la máxima prioridad, puesto que se trata de una de las obras literarias e intelectuales más relevantes de la historia de México y del mundo, misma que permanecerá en nuestro país.
Las instituciones refrendaron su compromiso de mantener un permanente diálogo durante todo el proceso legal y, una vez concluido, continuar con la toma de acuerdos conjuntos y mantener informada a la comunidad.
En comunicado de prensa se informó que la reunión fue presidida por la Secretaria de Cultura, María Cristina García Cepeda, y asistieron el Secretario de Cultura de la Ciudad de México, Eduardo Vázquez Martín, el Consejero Jurídico de la Ciudad de México, Vicente Lopantzi García, y el Presidente en turno de El Colegio Nacional, Juan Villoro, así como Lidia Camacho, Directora General del INBA.
 

“Chile es mi segunda patria. Siempre digo que nací en México y volví a nacer en Chile, después del terremoto de 2010”, declaró Villoro a la prensa chilena tras enterarse del premio.
“Juan Villoro pertenece a la tradición de los grandes escritores latinoamericanos, cuyos temas y enfoques interpelan profundamente a todo el continente. Su obra incluye novelas, cuentos, crónicas, relatos infantiles, obras de teatro, opiniones y ensayos, y despliega una prosa tan inteligente como malabarista”, destacó el jurado del premio conformado por Martín Caparrós, Guadalupe Nettel, Mauro Libertella, Antonio Skármeta y Carlos Franz.
“Una de las marcas Villoro es su capacidad para tratar los temas más tremendos, sin perder nunca la lejana sonrisa”, añade el acta del jurado sobre el autor de El testigo, La noche navegable y La casa pierde. Los otros finalistas fueron el también escritor mexicano Mario Bellatin y el argentino Alan Pauls.
Villoro se convertirá en el segundo mexicano en recibir dicho premio, después de Margo Glantz, futura titular del Fondo de Cultura Económica (FCE), que obtuvo el galardón en 2015.
El resto de los ganadores del premio han sido: Rubem Fonseca (Brasil, 2012), Ricardo Piglia (Argentina, 2013), Horacio Castellanos Moya (El Salvador, 2014), César Aira (Argentina, 2016) y Hebe Uhart (Argentina, 2017).
El premio Manuel Rojas consta de una medalla, un diploma y 60 mil dólares.
Juan Villoro es narrador, cronista y ensayista, nació en la Ciudad de México el 24 de septiembre de 1956. Fue productor y conductor del programa El lado oscuro de la luna de Radio Educación y fundador de la editorial La Máquina de Escribir.
Su obra se ha traducido al francés, alemán e inglés. Autor con varios reconocimientos, entre los que destacan el Premio Xavier Villaurrutia (1999) por La casa pierde; el Premio Herralde de Novela (2004) por El testigo; y el libro El profesor Zíper y la fabulosa guitarra eléctrica, el cual apareció en la lista de Honor de la Organización Internacional para el Libro Juvenil (IBBY) en 1993 y forma parte del FCE.
Otros títulos destacados de Villoro son Tiempo transcurrido (Crónicas imaginarias) de 1986, El libro salvaje (2013), Las golosinas secretas (2014), La cuchara sabrosa del profesor Zíper (2015) y El té de tornillo del profesor Zíper (2017).
Villoro ha sido director de La Jornada semanal y también ha colaborado en diversos medios como Biblioteca de México, El País, la Gaceta del FCE, Letras Libres, Nexos, Proceso, Revista Universidad de México, Siempre! y Unomásuno, entre otros.
* Revista Proceso / https://www.proceso.com.mx/546295/juan-villoro-ganador-del-premio-de-nar...
 

Brasil, Colima y el Instituto Politécnico Nacional serán los invitados para la Feria Internacional del Libro de Coahuila (FILC) 2018, en donde también se llevarán a cabo presentaciones de libros, conferencias, funciones de teatro, conciertos y talleres, a través de los cuales esperan recibir a más de 200 mil visitantes.
A lo largo de la vigésimo primera edición del encuentro librero, participarán escritores nacionales como Margo Glantz, Luciano Concheiro, Pepe Gordon, Julio Patán, Hugo Hiriart, Fernanda Melchor, Cristina Rivera Garza, Balam Rodrigo, Julián Herbert y Armando Fuentes Aguirre, Catón, por mencionar algunos.
Como parte de la oferta cultural, en la Feria también participarán escritores internacionales como James Rhodes (Reino Unido), Jorge Dalton (El Salvador), Wilmer Urrelo (Bolivia), José María Zonta (Costa Rica), así como los brasileños Joca Reiners, Ana María Machado y Regina Crespo.
En encuentro con los medios, Salvador Álvarez, director de Fomento Editorial y Literatura de la Secretaría de Cultura de Coahuila, explicó que la FILC tendrá como lema “Literatura y Libertad”, para rendir homenaje los 50 años del Movimiento Estudiantil de 1968, así como reflexionar sobre otros movimientos sociales que se suscitaron en diferentes países.
En su oportunidad, Joao Marcelo Galvao de Queiroz, ministro consejero de la Embajada de Brasil en México, expresó su emoción por participar en el encuentro librero, sobre todo porque, en contrario a lo que pudiera pensarse, México y Brasil tienen similitudes, como los desafíos para el desarrollo económico y social.
“Ambos países podemos aprender uno del otro. Somos dos sociedades que tienen una simpatía mutua pero que nos falta conocernos más y mejor y qué mejor que a través de la cultura y la literatura en particular. La literatura es un campo que brinda la oportunidad para la promoción de la cultura brasileña”.
Galvao de Queiroz detalló que Brasil participará con una oferta cultural conformada por literatura, artes visuales, teatro y música, con representantes como la compositora e instrumentista Camilla Uboldi, la compañía teatral Coracao, que presentará Las Hormigas, además del artista plástico Matheus Lopes Castro Mathiole, quien pintará un mural.
Otro de los invitados en la FILC, será el Instituto Politécnico Nacional, que de acuerdo con Adán Cruz Bencomo, director de Publicaciones del IPN, la institución participará con su fondo editorial constituido, principalmente, por libros de naturaleza técnica y científica, aunque también cuenta con cuento, poesía, ensayo e historia.
“Acudiremos con alrededor de 15 mil ejemplares entre libros y revistas del área de físico-matemáticas, ciencias médico-biológicas, ciencias sociales y administrativas, y de géneros literarios. Esperamos los lectores coahuilenses encuentren un título que despierte su interés y curiosidad”, comentó Cruz Bencomo.
Durante la presentación del encuentro librero, Marina Núñez Bespalova, titular de la Dirección General de Publicaciones de la Secretaría de Cultura federal, dijo que la FILC es de los encuentros libreros más antiguos del país.
Núñez Bespalova comentó que la Feria es una de las más antiguas en el norte del país, además de que se desarrolla en Coahuila, uno de los estados en donde casi se han desarrollado todas las iniciativas del Programa Nacional de Fomento a la Lectura y uno de los pocos estados que tiene un Programa Estatal de Fomento a la Lectura.
“Tienen salas de lectura, centros de lectura, paralibros, han adoptado programas especiales como Leer para la vida, han trabajado con públicos y comunidades específicas sobre problemas muy particulares del propio estado, y trabajarán con la Dirección General de Publicaciones en un programa para migrantes”, concluyó Núñez Bespalova.
La FILC se llevará a cabo del 8 al 16 de septiembre, en el Centro Cultural Universitario del Campus Arteaga de la Universidad Autónoma de Coahuila.
 
* La Crónica / Antonio Díaz http://www.cronica.com.mx/notas/2018/1089821.html
 

Serial Box es una plataforma de lectura online que tiene un modelo de negocio innovador y muy interesante. Cuenta con un catálogo de publicaciones seriadas activas, cada una de ellas se divide en temporadas y cada semana se publica un nuevo capítulo para cada una de ellas. Al igual que en las series de televisión, cada ficción está escrita por un grupo de escritores. El lector puede optar por comprar capítulos por su cuenta, comprar un pase para una temporada, o la “serie” completa. Cada episodio, que está diseñado para que lleve 40 minutos de lectura, se puede leer por medio de la app, el sitio web o descargarse en algún dispositivo. Una vez que finaliza una temporada de cualquier historia (que puede ir de los 10 a 16 capítulos), se arma el libro que se ofrece como una novela gráfica. A simple vista, Serial Box combina lo mejor de dos medios: trae todo lo bueno de la TV (episodios fáciles de digerir, redactados en equipo, con nuevo contenido cada semana) a lo que ya era genial sobre los libros (historias bien elaboradas, autores talentosos, disfrutables en cualquier lugar). Otro dato: muchas de estas ficciones están disponibles en su versión audiolibro.
* Recuperado de http://www.proyecto451.com/serial-box-ofrece-ficcion-seriada-al-estilo-p...
 

A tres años del lanzamiento de LibrosMéxico (librosmexico.mx), esta plataforma digital que inició como un gran catálogo de todos los libros que se publican en México, se ha convertido en un espacio para el fomento a la lectura, con diferentes recursos que enlazan a lectores, autores, editores, distribuidores, libreros y bibliotecarios.
 
Plataforma impulsada y consolidada desde la Dirección General de Publicaciones (DGP) de la ahora Secretaría de Cultura, destaca que LibrosMéxico es una iniciativa estatal para aprovechar las nuevas tecnologías en el fomento a la lectura que requiere de la participación de otras dependencias e instancias, como es la industria editorial, porque quien escribe y quien vende, por ejemplo, necesita de los lectores.
 
Esta herramienta se trata de una plataforma única en América Latina, desarrollada y que tiene a su cargo la Secretaría de Cultura federal, misma que es flexible y nacional, que puede ser exportada a otros países. Herramienta de vanguardia, creada para beneficio de los profesionales del libro, impulsando la comercialización y fungiendo como un canal de negocios que protege el conocimiento cultural mexicano ante las nuevas tendencias globales.
 
Cabe mencionar que LibrosMéxico, como catálogo de libros, es una base de datos pública de acceso gratuito, que incluye todos los libros que se comercializan en México, incluso con su precio único, por lo cual, si en una librería se maneja otro costo, el usuario puede reclamar.
 
Pero, además, LibrosMéxico cuenta hoy con una serie de aplicaciones adicionales, como es una red social en torno a la lectura, una especie de Facebook donde los lectores comparten sus lecturas y experiencias con los libros, se pueden crear listas de favoritos e incluso reseñar y calificar los textos de su interés.
 
Además, LibrosMéxico ofrece también una Biblioteca Digital de Clásicos Mexicanos, la única sección donde se pueden descargar libros de manera gratuita, pues se trata de volúmenes que son parte de la memoria nacional, de nuestra cultura y como son de dominio público, ya están libres de derecho, a disposición de todos.
 
Esta biblioteca está integrada por volúmenes editados por la propia DGP, además de antiguas ediciones digitalizadas en formato PDF y ePub, los cuales se complementan con el perfil de los distintos escritores y referencias al resto de sus obras.
El catálogo histórico de la Secretaría de Cultura reúne las obras publicadas desde 1921 por el Gobierno Federal, año en que se crea la Secretaría de Educación Pública, a la fecha. Recoge colecciones fundamentales para la memoria histórica y cultural de México, así como obras clásicas de la literatura nacional y universal. Se lleva a cabo gracias a una ardua investigación y búsqueda de las colecciones editadas por la Dirección General de Publicaciones y Medios, y la Dirección General de Publicaciones y Bibliotecas, con apoyo de diferentes instituciones que nos proporcionan acceso a su acervo histórico.
La plataforma cuenta asimismo con un Observatorio del Libro, donde se concentran todas las iniciativas y programas alrededor de la lectura, como son acciones, encuestas, estudios y cursos para el fomento a dicha actividad.
 
LibrosMéxico se ha visto enriquecida con el Atlas de la Lectura, un programa que indicará al usuario los espacios existentes para acceder al libro, como librerías, salas de lectura, para libros y bibliotecas en un radio de cinco kilómetros, con información adicional, como horarios, cómo llegar y hasta la posibilidad de calificarlos.
 
LibrosMéxico es una plataforma de todos, desarrollada desde lo público, única en América Latina, que seguirá siendo enriquecida para conectar a todos los que participan en el mundo del libro: lectores, autores, editores, distribuidores, libreros y bibliotecarios, por lo cual invitamos a consultarla en la página www.librosmexico.mx

Las candidaturas al Premio Nacional Juan Pablos al Mérito Editorial podrán ser presentadas por cualquier afiliado de esta Cámara, mediante carta de propuesta acompañada del currículum de los candidatos, dirigida al Consejo Directivo de la Cámara y entregada en las oficinas de esta institución o por correo certificado con acuse de recibo, por fax o por correo electrónico.
 
El Premio Nacional Juan Pablos al Mérito Editorial es un reconocimiento profesional que otorga anualmente la Cámara Nacional de la Industria Editorial Mexicana, desde 1978, a una persona física que se haya dedicado, a lo largo de su vida, a la difusión de la cultura, a través del libro o de las publicaciones periódicas, en funciones de dirección, planeación y organización de una empresa editorial. Lleva el nombre del primer impresor americano del que se tiene registro: Juan Pablos o Giovanni Paoli, activo en la Ciudad de México entre 1539 y 1561.
 
Reproducimos las semblanzas de quienes han recibido tan importante premio en los años 1988 a 1990
 
Guillermo de la Parra Loya (1988)
Nació en Coahuila, se inició en la novela gráfica escribiendo argumentos para Publicaciones Herrerías y el periódico La Prensa, posteriormente fundó Editorial Argumentos. Es autor de la exitosa Rarotonga.
Juan Grijalbo Serres (1989)
Nació en Cataluña, España, llegó a México en 1939, y después de naturalizarse mexicano fundó Editorial Atlante que, en 1957, se convirtió en Editorial Grijalbo. En 1964 fue miembro fundador de la CANIEM. En 1988 se unió al Grupo Mondadori, fundó Editorial Serres y creó el Seminario de Introducción al Mundo del Libro y la Revista.
Armando Ayala Anguiano (1990)
Nació en León, Guanajuato, en 1928. Desde muy joven se dedicó al periodismo y fue corresponsal de la revista Visión. Estudió cine en la Universidad del Sur de California y ciencias políticas en la Universidad de París. En 1962 obtuvo la beca del Centro Mexicano de Escritores. Es fundador y editor de la revista Contenido.