Salón del cómic

Con el fin de continuar con el compromiso de fomentar el desarrollo de la caricatura se abrió este año el Salón del Cómic y la Novela Gráfica en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara, cuya inauguración encabezó su directora, Marisol Schulz Manaut, quien señaló que tener un espacio específico para las viñetas era una asignatura pendiente de la Feria.

El lugar, ubicado en el Área Internacional, estuvo compuesto por 27 stands a lo largo de 306 metros cuadrados. Ahí se pudo ver la oferta de editoriales y artistas de Argentina, Colombia, Chile, Ecuador, España y México. De igual forma se contó con un espacio colectivo llamado “Leemos cómics”, donde 32 autores ofrecieron su material y un set de medios para tener contacto con los dibujantes.
Posterior a la inauguración, el 30 de noviembre, se llevó a cabo una entrevista con el productor y director de cine mexicano Armando Casas, quien charló con el escritor Mariño González. La plática tuvo lugar en el Foro Rius, bautizado así en honor del monero Eduardo del Río, quien falleció el 8 de agosto pasado.

Casas destacó la importancia de la historieta en México y el resto del mundo, de la cual, declaró, siempre quiso formar parte. Mencionó el significativo trabajo que han realizado figuras como Art Spiegelman, El Fisgón, Naranjo, Magú, Antonio Helguera, Gabriel Vargas, entre otros. “Estudiar la historia a través de la caricatura nos hace tener una perspectiva más aguda”, señaló.

El cineasta no dejó pasar la oportunidad para hablar sobre Eduardo del Río, Rius, al cual culpó de una gran influencia política, social y religiosa para la formación de varias generaciones en el país: “Rius enseñó a la población valiéndose de la historieta, de diversos temas que no se trataban y no se conocían”.

Por medio de trabajos como Rogelio Naranjo, el caricaturista y su tiempo (2011), De oficio monero (2005) y Un país de caricatura (2000), Armando Casas ha documentado parte de la historia de la caricatura en México, tema que seguirá manejando el próximo documental dedicado a Gabriel Vargas y al cartón en tiempos de Benito Juárez.

* Con información de la FIL Guadalajara