A causa de la cuarentena, el sector editorial argentino vive uno de los peores cuatrimestres en la historia. En marzo y abril se registraron caídas en la producción, en las ventas y también en el registro de novedades y reediciones. En marzo, la Agencia Argentina de ISBN informó una caída del 15% en el registro de libros respecto de marzo de 2019, y del 50% en abril, también en comparación con el mismo mes del año pasado. En marzo de este año se registraron 1258 novedades; en marzo de 2019, se habían registrado 2007 (y en marzo de 2016, 1736).
En el informe “Impacto de las medidas de distanciamiento social obligatorias en la producción editorial”, las cifras sobre producción son alarmantes. Mientras que en abril de 2019 se habían producido más de cinco millones de ejemplares, en abril de este año se produjeron apenas quinientos mil. En cantidad de ejemplares, la producción en el primer cuatrimestre cae a la mitad respecto del mismo periodo de 2019.
Otro dato para destacar es que por primera vez se registraron en el ISBN más libros electrónicos que títulos en papel. En marzo de este año, se duplicó el registro de ebooks comparado con el año pasado y en abril, el porcentaje alcanza el 63% respecto del mismo mes en 2019, que representaba tan solo el 15% de la producción (La Nación).