Boletín Editores 27 años

Con el lema “La comunicación engrandece nuestros horizontes”, el Boletín Editores, órgano informativo de la Cámara Nacional de la Industria Editorial Mexicana, se publicó por primera ocasión en septiembre de 1990, teniendo como editor al Sr. Jesús Anaya Rosique, y como principales impulsores al C.P. Luis Gerardo Fernández Pérez, presidente de la CANIEM en aquel año, así como al Lic. Rafael Servín Arroyo, quien ocupaba el puesto de Director General de la Cámara.

Los antecedentes de esta publicación fueron México Editor, un boletín de periodicidad variada, surgido poco después de la constitución en 1964  de la Caniem; y la revista trimestral Libros de México, dedicada al análisis teórico de los grandes temas editoriales, que desde su primer número (octubre-diciembre 1985), incluyó un “Boletín  bibliográfico de la Agencia mexicana del ISBN”, hasta el # 26 (enero-marzo 1992), cuando fue reemplazado por una sección de “Publicaciones recientes por editorial” en el núm. 30 (enero-marzo 1993),  suplemento que dejó de aparecer después del # 62 (julio-sep. 2001). Libros de México se publicó con distintos periodos de difusión hasta su cierre definitivo en el # 94 (agosto 2009-enero 2010), donde se presentó un panorama de antología sobre la edición académica y universitaria.

En aquella época, 1990, el principal objetivo por el que nació el Boletín Editores fue el de reflejar con agilidad la intensa vida industrial, comercial y cultural del mundo editorial, por lo que a través de esta publicación, la CANIEM entabló un canal de comunicación estable, por medio del cual sus afiliados, así como empleados, tuvieron la oportunidad de conocer las actividades y noticias del sector, además de contar con un medio para dar a conocer colaboraciones de los socios de la Cámara, novedades editoriales, bolsa de trabajo, cartas de los lectores y eventos especiales.

Durante estos 27 años de trayectoria, el Boletín Editores ha evolucionado de una edición mensual impresa de corta extensión, hasta una herramienta de información de largo alcance, siendo hoy en día una edición electrónica semanal, brindando además datos internacionales sobre la industria editorial.

Con motivo de este 27º aniversario, tres editores de este Boletín, Jesús Anaya, Gustavo Delgado e Ixchel Delgado, nos comparten sus palabras respecto a este tema.
 
¿Qué sentir le produce formar parte de quienes han trabajado en el Boletín Editores en estos 27 años?
Jesús Anaya Rosique: La satisfacción de haber contribuido con mi larga experiencia profesional como editor, en México y en otros países, a resolver una tarea estratégica: delinear la política de comunicación (interna y externa) que exigía el desarrollo de la industria editorial mexicana para promover, no solo los esfuerzos gremiales cotidianos sino también profundizar en cuestiones esenciales. Así, fui contratado por el Consejo Directivo de la Caniem (1990-91) para fundar el Boletín Editores en septiembre de 1990, que esta semana arriba a su # 805.
Gustavo Delgado Sánchez: Sentimientos encontrados, pero prevalecen la satisfacción, el gusto y la emoción de haber hecho un trabajo que con el tiempo ha sido valorado en su justa dimensión.
Ixchel Delgado Jordá: Una experiencia única de crecimiento profesional y personal. En mi opinión, tener la libertad de producir y generar contenidos, de investigar y crear alianzas estratégicas con los distintos eslabones de la cadena de valor del libro y las publicaciones periódicas, sin la menor duda, fueron y son un reto cotidiano para que el boletín se publique semanalmente. Fue tiempo suficiente para consolidar una propuesta, y al paso del tiempo, me llena de satisfacción que ese trabajo ha seguido teniendo continuidad.
 
Siendo nostálgicos, ¿cuál considera que fue su mayor aportación al Boletín Editores?
Jesús Anaya Rosique: Como apuntábamos en el número cero de Editores (subtitulado justamente “La comunicación engrandece nuestros horizontes”), pretendíamos “estrechar nuestros vínculos, elevar los niveles de comunicación y fortalecer la unidad de nuestro gremio. Al mismo tiempo, responder a la necesidad de reflejar la intensa vida industrial, comercial y cultural del mundo editorial… Convertir esta publicación en un punto de enlace y referencia indispensables” para la edición en español. En esa perspectiva surgieron las secciones principales: “El Consejo informa”, “Servicios”, “Ferias nacionales e internacionales”, “Mundo editorial”, “Cursos de capacitación (Beca Grijalbo, etc.)”, “Premios”, “Novedades editoriales del mes”, “Registro industrial”, “Bolsa de trabajo” … En este aniversario podemos constatar que, a pesar de los cambios inevitables, los objetivos señalados continúan y se reiteran.
Gustavo Delgado Sánchez: No me atrevería a descalificar el trabajo de nadie, ni antes o después, sino todo lo contrario. Mi mayor aportación al boletín Editores es haber sido el operador del cambio de plataforma del mismo, de papel a digital. Mi mayor frustración es no haber podido ofrecer contenidos de más calidad. Las circunstancias de aquella época me lo impidieron.
Ixchel Delgado Jordá: Me tocó coordinar una nueva época para el boletín, pues lo transformamos en un boletín digital acompañado de recursos técnicos que le dio otra cara a la imagen y a los contenidos que promueve la industria. Y hablo en plural, porque un trabajo de esta magnitud sólo se logra con trabajo en equipo, no puedo hablar desde “mi aportación” sino de la propuesta colectiva de Óscar Dávalos, Claudia Alcalá y Yolanda Rodríguez, con quienes semana a semana tratábamos de construir una voz, apegada a los lineamientos institucionales de la Cámara. En mi opinión, me parece que la sección Palabra de editor, que se publicó durante dos años con la participación de 85 editores, fue un espacio en el que fuimos tejiendo las opiniones particulares de los profesionales del libro –sobre temas específicos– y eso dio una radiografía de los temas álgidos, pero también de experiencias personales dignas de contar.
 
En su opinión, ¿cuál es la importancia que tiene el Boletín Editores para el sector editorial hoy en día?
Jesús Anaya Rosique: Es un indicador valioso y oportuno de la actividad gremial y de los acontecimientos significativos de los protagonistas de la cultura relacionados con el mundo editorial. Si bien no ha dejado de cumplir las metas primordiales fijadas desde su inicio, es necesario que mejore su difusión y, además de los afiliados a la Caniem, impacte a quienes también participan en la edición en México y en el ámbito internacional: editoriales independientes, universitarias, del sector público e incluso un nuevo sector emergente, los auto-editores. Es decir, debe convertirse en el núcleo central de la industria editorial mexicana. En ese sentido, Editores también debe ser un vehículo eficaz para promover los programas estratégicos de innovación y formación profesional que está poniendo en marcha la Caniem.
Gustavo Delgado Sánchez: Su importancia es, debe ser, fundamental. La información de todo lo que ocurre en el sector editorial, en la propia Caniem y en los sectores afines sirve para estar al día, para saber lo que ocurre y lo que va a suceder. La información es saber y no sólo poder. Editores contribuye a que esto ocurra. Y debería ser todavía más, no sólo un vehículo informativo: un medio de debate, de opinión, de transmisión de experiencias y de acercamiento con otras audiencias.
Ixchel Delgado Jordá: Definitivamente es un instrumento de difusión de la cultura del libro en el que se manifiestan los distintos sectores, y gracias a él, estoy segura que se ha vuelto un referente de consulta obligado no sólo de los editores, sino también de quienes aportan su granito de sal a la cultura en general.
 
La Cámara desea aprovechar la ocasión para agradecer a todos aquellos que han colaborado de una u otra manera en este boletín; sabemos que no tenemos el espacio suficiente para agradecer a cada uno de los colaboradores, pero gracias a Óscar Dávalos, Yolanda Rodríguez, Lourdes López, Astrid Velasco, Camila Ayala Espinosa, Esteban Constante, Ixchel Delgado, Ignacio Uribe Ferrari, Blanca Gayosso.

Si formas parte de este aniversario, cuéntanos tu historia, y compártela en Facebook con la etiqueta: #BoletínEditores27Años