El cronista y ensayista Diego Olavarría recibió en ceremonia virtual el Premio Bellas Artes de Crónica Literaria Carlos Montemayor 2020, otorgado por la Secretaría de Cultura del Gobierno de México, a través del Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL), y el Gobierno del estado de Chihuahua, por medio de la Secretaría de Cultura de la entidad. 
 
El Premio Bellas Artes de Crónica Literaria Carlos Montemayor 2020 ofrece un aliciente notable a un género que goza de salud y ánimo experimental renovado, pero que por su naturaleza periodística, de investigación y literaria requiere tiempo, apoyo y recursos, dijo Diego Olavarría en la ceremonia de entrega del galardón transmitida vía streaming. Recordó que hace años se habló del resurgimiento de la crónica, que durante el siglo XX estuvo ligada a los periódicos, pero que recientemente ha alcanzado nuevas alturas, gracias a su propuesta del lenguaje, su estética y sobre todo su interés por tratar temas de la realidad social.
 
“Ya sea que escriban del medio ambiente, la violencia de género, la vida en las ciudades o en el campo, los cronistas contemporáneos en México y América Latina ofrecen una mirada profunda e indispensable para entender el presente”, dijo el también autor de El paralelo etíope (2015).
 
La crónica es un género del que se habla mucho, pero también es importante dejar que hable, dijo el ganador del Premio Nacional de Crónica Joven Ricardo Garibay 2015 antes de compartir unos párrafos de su obra durante la ceremonia virtual.
Reconoció que es una crónica autobiográfica, la cual relata hechos reales. Hace algunos años le nació la inquietud de regresar y ver qué tanto de sus recuerdos eran ciertos y si sería posible rememorar nuevas situaciones: “Honduras, o el canto del gallo es la crónica de ese experimento: un viaje por la memoria combinado con un recorrido por el presente de una ciudad, en este caso San Pedro Sula”.
En su oportunidad, la coordinadora nacional de Literatura del INBAL, Leticia Luna, dio lectura al acta de deliberación emitida por el Jurado -conformado por Josefina Estrada, Gustavo Marcovich y Pablo Espinosa- el cual otorgó por unanimidad este reconocimiento a Diego Olavarría “por su originalidad y su manejo de las técnicas narrativas para construir la personalidad de un niño mexicano que habla inglés, que llega a residir dos años en Honduras, por la misión diplomática de su padre”.
 
El jurado recalca en el documento la agilidad en la prosa del texto, el cual recrea anécdotas breves de las vivencias de su autor en la sociedad clasista de ese país de principios de los años noventa. “El autor proporciona los datos históricos, socioeconómicos y políticos necesarios para entender las raíces de la pobreza de Honduras y la obscena riqueza de empresarios, políticos y delincuencia organizada”.
Con información de
https://inba.gob.mx/prensa/14743/diego-olavarr-iacutea-recibe-en-forma-v...