El pasado jueves 5 de julio se procedió a la votación en el Parlamento Europeo (PE) del texto de la propuesta de Directiva sobre derechos de autor en el entorno digital. El resultado, con 318 votos en contra frente a 278 a favor, y 31 abstenciones implica el rechazo, al menos por el momento, de entrar a negociar el texto aprobado por la Comisión de Asuntos Jurídicos del Parlamento Europeo el 20 de junio.
La posición del PE será objeto de debate y posibles enmiendas durante la próxima sesión plenaria, en septiembre. En palabras del ponente de la propuesta, esta votación es parte del proceso democrático, y se examinará la propuesta de nuevo para poder dar respuesta a las inquietudes de los ciudadanos a la vez que se adaptan los derechos de autor al entorno digital.
La mayor parte del debate se centra en primer lugar en la creación de un nuevo derecho que permitiría a los editores de prensa reclamar una remuneración por el uso en línea de sus publicaciones; en segundo lugar en la imposición de medidas de monitoreo de contenido en plataformas en línea como YouTube, que busca resolver la "brecha de valor" y ayudar a los titulares de derechos a monetizar y controlar mejor la distribución de su contenido en línea; y en tercer lugar, la creación de una nueva excepción de derechos de autor para el uso de técnicas de "minería de textos y datos" en la UE.
Por tanto, la propuesta aún está sujeta a cambios y mejoras que puedan acercar a todas las partes interesadas, satisfacer las necesidades de los creadores y adaptar la legislación en materia de derechos de autor a la realidad digital.
* Con información Patricia Muñiz de la Oliva / institutoautor.org