El poeta catalán Joan Margarit ha sido galardonado con el premio Cervantes 2019, según dio a conocer José Guirao, ministro de Cultura, en una rueda de prensa tras la reunión del jurado en la sede del Ministerio en Madrid. “El premio ha recaído en un grandísimo poeta en lengua española y catalana y que era merecedor del premio, como otros anteriores y que vendrán”, ha dicho Guirao al anunciar el fallo.
En el acta del galardón, el jurado destaca que “su obra poética de honda transcendencia y lúcido lenguaje siempre innovador ha enriquecido tanto la lengua española como la lengua catalana, y representa la pluralidad de la cultura peninsular en una dimensión universal de gran maestría”.
Guirao recitó el poema de Margarit “No tires las cartas de amor” al dar a conocer el veredicto del jurado: “Ellas no te abandonarán. / El tiempo pasará, se borrará el deseo / -esta flecha de sombra- / y los sensuales rostros, bellos e inteligentes, / se ocultarán en ti, al fondo de un espejo. / Caerán los años. Te cansarán los libros. / Descenderás aún más/ e, incluso, perderás la poesía. / El ruido de ciudad en los cristales / acabará por ser tu única música, / y las cartas de amor que habrás guardado / serán tu última literatura”.
Margarit (Sanaüja, Lleida, 1938) se dio a conocer en España en 1963 con el libro “Crónica” y a lo largo de su carrera ha compaginado su labor de poeta con la de catedrático de Cálculo en la Universidad Politécnica de Cataluña. Poeta catalán bilingüe, Margarit empezó escribiendo en castellano, pero a partir de 1981 comenzó a publicar solo en catalán. Desde finales de los 90 hasta hoy simultanea ambas lenguas. Arquitecto de profesión, es uno de los poetas en lengua catalana más leídos, con una treintena de libros publicados desde finales de la década de 1970.
Inicios literarios
Estudió bachillerato en el Instituto Ausiàs March y es entonces cuando empieza a escribir. En 1954 su familia se trasladó a las Islas Canarias y, desde 1956, Margarit pasó los cursos académicos en Barcelona para estudiar Arquitectura en el Colegio Mayor Sant Jordi, donde residiría hasta 1961. Sus inicios literarios, siempre enmarcados en el campo de la poesía, los encontramos en obras en castellano como “Cantos para la coral de un hombre solo” (1963), “Doméstico nací” (1965) o “Predicción para un bárbaro” (1979). “Con L'ombra de l'altre mar y Vell malentès” (premio de la Crítica), que aparecen en 1981, empieza a publicar su obra poética en catalán.
Con su obra “Cants d'Hekatonim de Tifundis” obtiene, en el año 1982, el premio Miquel de Palol y de la misma época son las obras “Raquel o La fosca melangia de Robinson Crusoe” y “L'illa del tresor”. Gracias a “Mar d'hivern” consigue el premio Carles Riba (1985) y con “La dona del navegant” el Serra d'Or (1982). “Els primers freds. Poesia 1975-1995” (2004) representa la primera selección poética esencial y fue realizada por el propio autor. En 2002 publicó “Joana”, una reflexión del poeta a partir de la muerte de su hija”. Publicado simultáneamente en catalán por Proa y en edición bilingüe por Hiperión, debida al propio autor, el poemario es una elegía amorosa realista y meditativa.
Defensa del catalán
En 2018 Margarit celebró su 80 cumpleaños con una nueva edición de la antología “Todos los poemas” (1975-2015), una autobiografía poética que reúne desde “Restos de aquel naufragio” hasta “Amar es dónde”. La mayor parte de su obra ha sido traducida al castellano por él mismo. También tiene obra traducida al alemán, el euskera, el hebreo, el inglés, el portugués y el ruso. Como traductor, también se ha encargado de traducir al castellano o al catalán la obra de otros poetas como Thomas Hardy, Elizabeth Bishopo o Rainer Maria Rilke.
Hace apenas una semana, Margarit depositó en el número 1019 de la Caja de las Letras del Instituto Cervantes un legado formado por cinco títulos, algunos de los cuales ya no se comercializan. Entonces, el poeta volvió a hacer una defensa pública del catalán, “la única lengua o una de las pocas lenguas cultas sin Estado” que existen. “Soy un poeta catalán pero también castellano, coño”, indicó Margarit, tras recordar que la dictadura le impuso el castellano “a patadas, pero no lo pienso devolver ahora”.
El recién galardonado con el premio Cervantes ha recibido numerosos reconocimientos, entre ellos el Reina Sofía de Poesía Iberoamericana (entonces, fue definido por el jurado como “el gran artífice de la poesía como instrumento moral”), el Nacional de Poesía y el Rosalía de Castro, así como el Jaume Fuster.
El premio Cervantes, considerado el Nobel de la literatura en castellano, está dotado con 125.000 euros. El premio se entrega el 23 de abril, Día del Libro, en una ceremonia presidida por el Rey en el Paraninfo de la Universidad de Alcalá de Henares (Madrid).
* Con información de Juan Carlos Delgado / abc.es