Jose-Ignacio-Echeverría-Ortega

José Ignacio Echeverría, presidente de la CANIEM, participó el pasado 27 de agosto, en la Feria mInternacional del Libro del Estado de México (FILEM), que organizan de manera conjunta el Gobierno del Estado de México, la Universidad Autónoma del Estado de México y el Ayuntamiento de Toluca.

En ese marco, el presidente de la CANIEM dictó la conferencia La industria editorial en México: clave del desarrollo, donde aseveró que la lectura es un factor que promueve la cohesión social y la formación de ciudadanos para poder construir una democracia deliberativa y ser mucho más incluyentes.

Es necesario trabajar en el fortalecimiento de políticas públicas encaminadas a fomentar el hábito de la lectura,pues el crecimiento de la industria cultural, de la cual la industria editorial es parte fundamental, se refleja de forma importante en el desarrollo educativo de las naciones y en el crecimiento del Producto Interno Bruto, sostuvo José Ignacio Echeverría Ortega.

En la Plaza de “Los Mártires” de la ciudad de Toluca, sede de la FILEM, donde también se dieron cita la secretaria de Difusión Cultural de la UAEM, Ivett Tinoco García, y el secretario técnico del Consejo Editorial de la Administración Pública Estatal, Ismael Ordoñez Mancilla, el ponente afirmó que la industria editorial es sustancial para el desarrollo cultural y educativo de los países, por lo que debe considerarse como una actividad prioritaria.

José Ignacio Echeverría aseguró que hoy en día pervive un estancamiento de la industria editorial en México, porque “existe un conflicto, ya que el sector gubernamental es su principal competidor, pero al mismo tiempo, su principal cliente”.

Al respecto, dijo que en nuestro país, los libros que registran el mayor porcentaje de venta son los de educación básica, con 49%, seguidos de los de idiomas, principalmente de inglés.

Por otro lado, comentó que los índices de lectura en nuestro país son muy relativos, ya que solo se contempla a los lectores de libros y no se toma en cuenta a los de periódicos, que representan el grueso de lectores; mucho menos, dijo, se toma en cuenta a los de libros electrónicos.