El pasado sábado 17 de noviembre, en la colonia La Joya de la Alcaldía de Tlalpan, abrió sus puertas La siguiente página: local de ventas de libros bajo el concepto de Librería de Barrio. Empresa independiente en iniciativa de los libreros profesionales Hilario Cano, Miguel Palacio, Carmen Sánchez y Liz Hernández.
“Algunos han dicho qué cómo nos atrevemos a abrir una librería en estos tiempos de crisis en que nadie se interesa por los libros. Asumimos el riesgo porque seguimos creyendo en los libros. Hermoso atrevimiento, esta acción de invertir en este pequeño local que ponemos a disposición de los residentes del barrio de La Joya”, expresó Miguel Palacio, uno de los socios de la pequeña compañía, al inaugurar el sitio ubicado en la activa y agitada Calzada de Tlalpan.
Un grupo entusiasta de residentes de la zona aplaudió el corte de la cinta roja realizado por Carmen Sánchez y Liz Hernández, quienes dieron entrada a los primeros clientes de un proyecto que abre la posibilidad de un encuentro cercano de los libros con buena parte del vecindario de La Joya.
“Primero que todo, debo decir que hacemos esto por el profundo amor que sentimos por los libros. Sí, es un pequeño negocio; pero, el principal objetivo es contagiar a la gente de por aquí con la lectura. Soy librero y además soy lector. Me gusta vender libros y recomendarlos, sobre todo a los jóvenes. La función de un librero es esa, la de promover el libro y fanatizar a la gente con la lectura. Tarea que nos proponemos en La Siguiente página”, comentó para La Razón Hilario Cano.
Varios profesionales del libro, escritores, coleccionistas, lectores y curiosos se dieron cita en el pequeño y acogedor espacio y apreciaron la disposición de títulos de ensayo, poesía, narrativa, arte, infantiles y juveniles de editoriales nacionales e internacionales. Llama la presencia de sellos universitarios y del interior del país.
“Tenemos apellido: ‘Librería de Barrio’. Queremos trascender aquí en la comunidad, en la comarca de La Joya, por decirlo de alguna manera; la gente viene y conversamos: la librería como un área de diálogo literario. Queremos darle servicio a la zona que nos rodea y asesorar lecturas, compartir los libros. Tenemos el plan de actividades mensuales con escritores que presentarán sus títulos. Charlas y café. Pretendemos que los vecinos nos reconozcan y sepan que aquí pueden venir a disfrutar en su tiempo libre de la lectura”, señaló Palacio.
Precisamente ayer, dieron inicios las actividades literarias con la presencia de los escritores Edgar Krauss y Francisco Goñi, quienes disertaron sobre la importancia de las librerías en una comunidad. “Una plaza como esta en que se venden libros en el corazón de un barrio, puede ayudar al fortalecimiento del gusto por la lectura. Es de verdad una iniciativa que celebramos todos los que estamos involucrados con la labor de hacer libros: editores, distribuidores, escritores y libreros”, precisó Goñi.
Por su parte, Krauss dio lectura a fragmentos de su cuaderno La droga de los profetas (Cuadrivio, 2016), el cual fue comentado por la politóloga Elisa Godínez. Tarde de vendimia, con el protagonismo de esos objetos que nos hacen viajar en sueños inacabados de una y mil noches por el verbo desafiante: tinta olorosa y retadora en los folios para pasar a la siguiente página.
“Qué bueno, ¿viste allí enfrente?: tenemos una librería cerca de la casa. Mañana venimos con calma a ver que nos llevamos; se ve bien surtida y agradable…”, decía un señor, que avistó el local desde el camellón de enfrente, a su acompañante.  Los colores, en el frontón luminoso, anuncian: “La siguiente página. Librería de Barrio”. Intrepidez de cuatros emprendedores amantes de la literatura. Los lectores ayer comenzaron a corresponderlos.
Texto y foto: Carlos Olivares Baró / La Razón / https://www.razon.com.mx/cultura/la-joya-la-libreria-hilario-cano-miguel-palacio-carmen-sanchez-liz-hernandez-edgar-krauss-francisco-goni/