Un estudio de carácter neurocientífico dirigido por Emma Rodero (profesora titular del Departamento de Comunicación de la Universidad Pompeu Fabra) ha querido dar respuesta a cómo perciben los oyentes los audiolibros.
En el estudio participaron 60 personas con una media de edad de 25 años (65% mujeres-35% hombres).
Tras conocer los hábitos de escucha de audiolibros de los participantes (dispositivos, géneros, actividad simultánea, etc.), se buscaba dar respuesta a cuestiones como saber qué tipo de voz es más apropiada para narrar un audiolibro, cómo influye el que la voz sea humana o sintética, la preferencia por voces más planas o neutras, y la influencia del hecho de poner música y/o efectos sonoros, o de incluir sonido binaural.
En cuanto a los hábitos, la mayoría escuchan los audiolibros en el móvil o la tableta, especialmente camino al trabajo, antes de dormir y viajando. Los géneros preferidos suelen ser, como hemos visto en otros estudios, ciencia ficción, terror/misterio, novela romántica, clásicos, historia o desarrollo personal.
El principal motivo por el que los escuchan es para aprovechar el tiempo, seguido de “me gusta escuchar” y entretenimiento. De media suelen escuchar un libro al mes, seguidos de los de entre dos y tres. La media de escucha está en 15 minutos y media hora.
En cuanto a la calidad de los audiolibros les parece entre normal y considerable, y la calidad de los narradores normal. Cuando se les pregunta qué voces prefieren, en su mayoría afirman que tanto masculinas como femeninas.
La mayoría también prefieren los audiolibros con voces de narrador y de personajes. A su vez, los eligen con música y efectos de sonido frente a los de una sola voz.
En cuanto a los resultados de respuesta emocional estos señalan que las voces graves se consideran más agradables, seguidas de las medias, y después las agudas.
Como era de esperar, las voces humanas fueron muy superiores en elección en comparación con la voz sintética escuchada a través de un altavoz inteligente (Alexa), que generó rechazo en muchos participantes del estudio. No obstante, las voces sintéticas están avanzando mucho en su calidad hacia un sonido ‘humano’.
Por otra parte, la historia interpretada con personajes se disfrutó más y consiguió una mejor experiencia narrativa, ya que creó más imágenes mentales y se recordó más que las historias narradas con una sola voz, especialmente la narración plana.
La reacción emocional y el nivel de actividad electrodérmica también fue superior en el caso de la interpretación con personajes seguidos de una narración interpretada a una sola voz y de narración plana también a una sola voz.
A propósito de los efectos y la música incluida, la historia con música y efectos binaurales fue donde los sujetos crearon también más imágenes mentales, se sintieron más inmersos en la historia y recordaron más datos.
Además, la historia binaural con música y efectos es la que más incrementó el ritmo cardíaco de los participantes, indicando así una mayor atención y activación emocional.
Todos los datos del estudio en este enlace.
* Con información de José Antonio Vázquez / dosdoce.com