La lectura, como el libro, es un derecho humano. Una oportunidad que debemos aprovechar para restaurar y recomponer el tejido de cualquier sociedad. Con esa invitación, Carlos Anaya Rosique, presidente del Consejo Directivo de la Cámara Nacional de la Industria Editorial Mexicana, dio inicio a los trabajos del Congreso Digitar 2016, organizado por la Universidad de las Ciencias y las Artes del Libro (Unical) con el patrocinio de CANIEM, la Feria Internacional del Libro de Guadalajara, el Instituto de Desarrollo Profesional para Libreros (Indeli), la Feria Universitaria del Libro de Pachuca, y las editoriales Trillas, Alquimia y Fausto.

 

El jueves 23 de junio se inauguró el congreso en la Casa Universitaria del Libro de la unam, en la Ciudad de México, con un presídium integrado por Jesús Anaya Rosique, presidente ejecutivo de digitar 2016; Carlos Anaya Rosique, presidente de la Cámara Nacional de la Industria Editorial Mexicana (CANIEM); Marianne Ponsford, directora del Centro

 

Regional para el Fomento del Libro en América Latina y el Caribe (CERLALC); Marina Núñez Bespalova, directora general de Publicaciones de la Secretaría de Cultura; Elsa Margarita Ramírez Leyva, directora general de Bibliotecas, UNAM; Arturo Ahmed Romero, presidente del Instituto de Desarrollo Profesional para Libreros (Indeli); y Fernando Chamizo, director de la Casa Universitaria del Libro de la UNAM.

 

Jesús Anaya Rosique, presidente ejecutivo de Digitar 2016 señaló la trascendencia del congreso para fomentar el acercamiento entre los actores de la red de valor del libro, "pues somos vecinos que muchas veces no nos hablamos, incluyendo a la sociedad civil.

 

Es el momento de hacerlo y existe la voluntad para hacerlo, porque hacen falta políticas públicas más allá de escenarios caseros". Marianne Ponsford Caballero, directora del CERLALC, así como una de las presencias destacadas del Congreso, se congratuló por esfuerzos como este en torno de los temas de discusión que incluyen a profesionales y al sector civil. Señaló que hoy los temas de discusión van mucho más allá de los formatos y que tienen que ver con las modalidades de lectura que se dan a partir de la gran diversidad de medios al alcance de los lectores.

 

En su oportunidad, Elsa Margarita Ramírez Leya, directora general de Bibliotecas de la UNAM, comentó que los bibliotecólogos son mediadores en un universo de materiales de lectura impresos y digitales, recordó que "hoy ya no es un problema el acceso a los libros; lo que es indispensable es fomentar la lectura, es decir, formar lectores. Esto es lo que tenemos que emprender ahora. Si bien es cierto que se lee más, se hace mal, y esto lo vemos hasta en las universidades".

 

Marina Núñez Bespalova, directora general de Publicaciones de la Secretaría de Cultura, agradeció la invitación a la institución y subrayó la importancia de foros como este congreso, pues "las reflexiones que se pueden dar sobre el libro, la lectura y la industria editorial, no serían de la agenda pública si no se dieran estas oportunidades. Es muy importante que socialmente se difunda al sector, en todos sus distintos eslabones: editores, impresores, escritores, promotores de lectura y a los propios lectores. Hasta hace poco la lectura se veía mucho en el ámbito más privado y acotado a ciertos grupos. Creo que estamos en un tiempo esperanzador, que ha significado un cambio cultural, de mentalidad que debemos aprovechar: la importancia de la lectura para crear seres humanos completos y sociedades plenamente democráticas". Señaló asimismo la relevancia de tener un sector editorial fuerte para tener lectores, y los lectores sólo existen si hay libros y acceso a ellos. Reiteró el compromiso de establecer acciones conjuntas desde la Secretaría de Cultura.

 

Como preámbulo del discurso inaugural, Carlos Anaya felicitó al pueblo de Colombia por el Tratado de Paz entre el gobierno y las FARC anunciado la víspera, y lamentó la falta de diálogo en México ante los acontecimientos recientes derivados de la Reforma Educativa del gobierno mexicano. En este tenor, el diálogo para sumar, para construir, señaló, son dos de los compromisos básicos del actual Consejo Directivo de la CANIEM. "Esta es la idea de Digitar: reflexionar sobre lo que somos y adónde vamos. Tenemos una responsabilidad histórica: ¿qué vamos a hacer con el libro? ¿Qué vamos a hacer con la lectura? ¿Qué vamos a hacer con los ciudadanos? No podemos eludirlo, y tenemos que platicar con todos para construir, para hacer transformaciones, no a través de una persona o de una sola institución, sino del conjunto. Felicito a los organizadores porque estoy seguro de que será un congreso extraordinario".