Mario Vargas Llosa ha dedicado su participación en el Hay Festival de Querétaro narrando su relación literaria con Jorge Luis Borges, de la que da cuenta en su más reciente libro, Medio siglo con Borges (Alfaguara). Se trata, dice sin escatimar adjetivos, de un autor “extraordinario, original y fascinante” que causó una revolución sin precedentes en el español al crear una obra refinada gracias a su conocimiento de la literatura universal. “Fue un shock para mí encontrarlo”, admite el Nobel de Literatura.
El escritor de origen peruano ha relatado con humor y admiración ese lazo literario que lo ha unido a su par argentino. Explica que conoció la obra de Borges gracias a su amigo Luis Loayza, quien se encargó de llevar a Perú los libros del autor de El Aleph. “Quedé enormemente impresionado por sus cuentos”, afirma. Aunque de entrada tuvo cierta reticencia con él, porque, explica, en su juventud estaba muy influenciado por la visión que Jean-Paul Sartre y los existencialistas tenían de la literatura, ya que creían que esta debía ser comprometida, una herramienta para transformar a la sociedad. “Y a Borges no le interesaba la política, no tenía ningún interés en cambiar la sociedad. Él hacía literatura fantástica, con esas preocupaciones que tenían que ver con el tiempo, que entraban en contradicción con el mundo de Sartre”, explica. Fue por eso, admite con una sonrisa juguetona, que al principio comenzó a leer a Borges a escondidas. “Luego lo hice sin vergüenza, asumiendo la admiración que le he tenido”, afirma.
 
Entrevistado por Raúl Tola, Vargas Llosa explica cómo conoció al escritor argentino. Fue en el año de 1963 durante una gira que Borges hizo a Francia, en una Europa de posguerra a la que América Latina le sonaba como una tierra salvaje, de pistoleros y matonismos. Allá, en la tierra de Sartre, el bonaerense deslumbró a los franceses, a tal punto que sus tres presentaciones estuvieron abarrotadas —”incluyendo a escritores muy conocidos, que fueron atraídos por ese deslumbramiento”, acota—, la prensa y revistas francesas le dedicaron muchos reportajes y aparecieron nuevas ediciones de sus libros. “Este reconocimiento extraordinario saltó hacia América Latina, prendió aquí y mucha gente comenzó a leerlo y reconocerlo. Su gran prestigio viene de ese viaje. Fue emocionante para un latino estar en Francia y ver el deslumbramiento que causó a los franceses este señor casi ciego, que hablaba un francés impecable, muy literario, que sorprendió a los franceses”, cuenta Vargas Llosa.
“El mundo de Borges es muy alejado del mío, que soy mas bien realista, las ideas de Sartre sobre literatura han estado siempre presentes en mí a la hora de escribir novelas. El tipo de escritor que trato de ser es muy distinto del de Borges, lo que no me impide admirarlo y reconocer en él a un escritor extraordinario, que hizo una revolución sin precedentes en la lengua, en el español, de extraordinaria prosa, esa manera tan sutil en la que presentaba sus cuentos, transparentándose poco a poco la razón de ser del relato. Es un escritor extraordinario, original”, declaró.
Con información de
https://elpais.com/mexico/2020-09-04/vargas-llosa-sobre-borges-su-mundo-...