Panamá y el Centro Regional para el Fomento del Libro en América Latina y el Caribe (CERLALC) suscribieron un acuerdo bianual de cooperación para la implementación del Tratado de Marrakech, y promover la creación de “un ecosistema saludable de producción local e intercambio transfronterizo de obras en formatos accesibles para personas con discapacidad visual y otras discapacidades perceptivas”.
El acuerdo fue suscrito en el marco de la Feria Internacional del Libro de Panamá por el ministro de Comercio e Industrias de Panamá, Ramón Martínez, y la directora del CERLALC, la colombiana Marianne Ponsford.
El convenio alude a la Ley 64 de 10 de octubre  de 2012 sobre Derecho de Autor y Derechos Conexos que dispone dentro de las limitaciones y excepciones al derecho de autor “la reproducción, comunicación al público, distribución gratuita de las obras en formatos accesibles para el uso exclusivo de personas con discapacidad”.
Recuerda que mediante la Ley 9 de 12 de abril de 2016, Panamá ratificó el Tratado de Marrakech para facilitar el acceso a las obras publicadas a las personas ciegas, con discapacidad visual o con otras dificultades para acceder al texto impreso.
Constata que la Dirección General de Derecho de Autor (DGDA) fue adscrita como unidad técnico-administrativa al Ministerio de Comercio e Industrias (MICI) y junto con la Secretaría Nacional de Discapacidad (SENADIS) y la Defensoría del Pueblo, coordinan esfuerzos para la implementación del Tratado de Marrakech.
El compromiso consiste en “acompañar en el proceso de redacción y socialización del instrumento normativo por medio del cual se implemente efectivamente el Tratado de Marrakech en la República de Panamá”.
Además, desarrollarán un software de administración de metadatos de entidades autorizadas y obras en formatos accesibles con un sistema de carga para archivos digitales y consulta de catálogo, e importación y exportación de metadatos y “diseñar un formulario de metadatos que permita la administración, consulta e intercambio de metadatos de obras en formatos accesibles”.
Además, diseñar una interfaz gráfica del software que incluya los logos institucionales del MICI y “generar las condiciones básicas de alojamiento de información en los servidores del CERLALC y garantizar la recuperación de la base de datos e información suministrada por los diferentes usuarios”.
CERLALC, diseñará “de manera concertada con el MICI, a través de la Dirección General de Derecho de Autor, un reglamento de datos personales, en caso de requerirse, que regule el manejo de datos consignados a través del formulario” y programará un sistema de creación de usuario y autenticación para las diferentes entidades autorizadas para la adaptación de obras, entre otras acciones.
Panamá se responsabiliza a “destinar una sección dentro de la página web del MICI que vincule al registro nacional de entidades autorizadas y el catálogo nacional de obras en formatos accesibles y en particular el formulario de subida y consulta de catálogo del software.
Además, el MICI tiene que definir a través de la Dirección General de Derecho de Autor, los parámetros y requisitos mínimos para la creación de cuentas de usuario con acceso al formulario del software y preparar un directorio de entidades con tecnologías para la adaptación de obras en formatos accesibles.
También tiene que capacitar a su personal y adelantar jornadas académicas y de sensibilización con las entidades con la capacidad para la adaptación y difusión de obras en formatos accesibles para fomentar el uso del software y la consulta del catálogo, a través de la Dirección General de Derecho de Autor, entre otros compromisos.
El CERLALC es un organismo de carácter intergubernamental del ámbito Iberoamericano que actúa bajo los auspicios de la UNESCO, el cual para su Programa Técnico 2018-2019 contempla la asistencia técnica a los Países Miembros en la implementación del Tratado de Marrakech.
* Con información de anpanama.com