Cuatro de cada 10 libros que se consumen en México son piratas, y por cada dos consumidores de textos legales, hay uno que accede a ellos de forma ilegal, advierte la Cámara Nacional de la Industria Editorial Mexicana (CANIEM).
Señaló que la distribución de libros pirata por la vía digital tuvo un incremento con el confinamiento obligado por el Covid-19, a la par del cierre de librerías. Y aunque muchas veces se comparten y descargan bajo el argumento de compartir sus contenidos, es un delito que sí tiene víctimas.
"Al primero que está perjudicando es al autor de ese libro porque este autor no va a obtener regalías que es su medio de vida por este libro que fue fruto de su creatividad, los editores que hacen todo el trabajo de creación del libro (…) y en la cadena del libro hay un montón de colaboradores" explica Alejandro Ramírez Flores, director general de la CANIEM.
Explicó que 78 por ciento de los consumidores de libros digitales ilegales accedieron a ellos gratuitamente; sin embargo, también hay un mercado para la piratería de textos en formato físico, con ventas anuales de mil 700 millones de pesos.
Su distribución es amplia: de acuerdo con una encuesta de la Coalición por el Acceso Legal a la Cultura, A.C., 44 por ciento de los consumidores de libros físicos, compran libros piratas, y 48 por ciento de los lectores de textos digitales, accedieron a ellos de forma ilegal.
Ramírez Flores explicó que la industria del libro es especialmente sensible a los efectos de la piratería en estos momentos en que los puntos de venta están cerrados y, por tanto, permanece frenada su principal fuente de ingresos.
"La cadena del libro que nace con el autor y termina en el punto de venta, toda la cadena subsiste de lo que entra en caja en las librerías, eso es lo que detona el flujo económico financiero", explicó.
Agregó que, aunque muchas librerías han implementado la venta en línea, sus ganancias apenas alcanzan el 15 por ciento de las que obtienen en tiendas físicas.
Para concientizar contra la piratería de libros, la CANIEM, en conjunto con el Centro Mexicano de Protección y Fomento de los Derechos de Autor (CeMPro) y la Asociación de Librerías de México (ALMAC) lanzaron la campaña #PongamosPuntoFinal.
Además, con el fin de ofrecer una alternativa a los lectores durante la contingencia, crearon el programa "De la Librería a Tu Casa". La lista completa de librerías que ofrecen esta modalidad, está disponible en el enlace caniem.mx/librerias/ Copyright © Grupo Reforma Servicio Informativo
* Con información de Fernanda Tapia / reforma.com