El pasado 29 de noviembre de 2016, en el marco de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara,  la Comisión
de Estadística de la Cámara Nacional de la Industria Editorial Mexicana (CANIEM) presentó los principales indicadores del sector editorial privado en México del año 2015, y por primera vez, los avances de los indicadores de 2016, correspondientes al primer semestre.

En 2015, los editores del sector privado registraron una producción de 145 millones 195 mil 723 ejemplares, lo que significó un incremento de 2.6%. El aumento se observó en la producción para CONALITEG y para mercado abierto, con 2.3 y 1.4 millones de ejemplares más, respectivamente. Este incremento en la producción se percibe principalmente porque la actividad se recupera de la reducción de 2.9% registrada en 2014; sin embargo, no se restablece al nivel de producción registrado en 2013, que fue de 145.7 millones de ejemplares.

En conferencia de prensa en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara, Carlos Anaya Rosique, presidente de la caniem; Julio Sanz Crespo, asesor de la CANIEM; Jesús Galera Lamadrid, Coordinador de la Comisión de Estadística; e Ignacio Uribe Ferrari, Consejero de la CANIEM y asesor de la misma Comisión, expusieron que el primer semestre de 2016 no ha sido mejor para los editores del sector privado, debido a que, al comprarse sus estimaciones con las del mismo periodo de 2015, se han notado decrementos.

Así, el número de ejemplares producidos entre enero y junio de este año presentó una reducción promedio de 4.7%. Sólo el subsector correspondiente a las editoriales de libros de texto presentó una variación positiva con un aumento del 0.3%. De igual manera, se consideró que el número de libros vendidos se ha reducido en 7.6%, siendo el subsector de Libros Científicos y técnicos el más castigado. En cuanto al valor de facturación, se tuvo una percepción de que se redujo 6.5% respecto al primer semestre de 2015; resalta la caída en la venta de libros de interés general.

De manera significativa, el formato digital presenta un caso contrario, pues la facturación 2015 de libros digitales alcanzó los 97 millones de pesos, lo que representó un incremento de 123% comparado con el año anterior.

La aportación de las ediciones digitales a la venta total fue de 0.9%, lo que significó un incremento de más del doble en la distribución porcentual, con respecto a 2014, que se traduce en un fuerte posicionamiento de este formato en la población. Con este incremento, el monto total de venta neta generado por los editores en 2015 creció a 10 mil 385 millones de pesos.

El presidente de la Cámara y los miembros de la Comisión de Estadística que lo acompañaron especificaron que para 2015 la producción se estimó en 308 millones de ejemplares, al sumar la correspondiente al sector privado con ladel sector público representado por la Comisión Nacional de Libros de Texto Gratuito (CONALITEG). La participación del sector privado en ese total es de 47.1%, y se compone de la producción dirigida al mercado abierto (32%) y la
producción que se destina a los programas de gobierno (15.1%), como libro de texto gratuito para secundaria, libros para el Programa Nacional de Inglés y el Programa de Bibliotecas.

Cabe recordar que la producción de CONALITEG comprende ediciones de libros de texto para preescolar, primaria, educación indígena, entre otras ediciones, que se distribuyen de manera gratuita en escuelas de educación básica.