La entidad paraestatal Educal tiene un adeudo con el gremio de la industria editorial. Este adeudo es de más de 90 millones de pesos, y tiene que ver con libros vendidos, cobrados y pagados por el público en la red de librerías del Estado mexicano, un adeudo que pone en una situación complicada a algunos editores.

El Ing. Juan Luis Arzoz Arbide, presidente de la Cámara Nacional de la Industria Editorial Mexicana (CANIEM), habló al respecto para aclarar algunas dudas que los agremiados a la Cámara tienen, y también los no agremiados, ya que la paraestatal está ofreciendo pagar parte del adeudo, con una quita del 20 por ciento de la deuda.

CANIEM: ¿Qué impacto tiene este adeudo de Educal con los editores?

Juan Luis Arzoz Arbide (JLAA): Es un adeudo viejo que afecta a toda la industria editorial porque Educal es una cadena de más de cien librerías en México y para muchos editores es un punto de distribución importante. Llega a ciudades donde lamentablemente no se cuenta con alguna otra librería. Al no pagarles a los editores, obviamente afectan mucho su flujo de capital. El problema está latente desde el 2018, y actualmente se ha agravado.

CANIEM: ¿Cuál ha sido la respuesta del FCE?

JLAA: La respuesta más reciente que tuvimos de parte de la paraestatal es que ellos recibieron de parte de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público alrededor de 67 millones de pesos, por lo que sólo podrían pagar el 80 por ciento de la deuda, para ello se pidió a cada uno de los editores firmar un acuerdo en el que renuncian al 20 por ciento restante del adeudo que Educal tiene con ellos.

CANIEM: ¿Cuál ha sido la posición de la Cámara?

JLAA: Desde nuestra posición, nos parece totalmente fuera de lugar exigirle al editor que renuncie a un dinero que Educal ya recibió; el editor ya invirtió en material, producción, distribución, promoción y regalías, y al final esa quita se va directamente contra el escaso margen que podría recuperar tras casi dos años de poner ese libro a la venta. Es poner al editor contra las cuerdas. Es como si, cualquier editor, le dijera a un escritor al momento de pagarle sus derechos de autor: 'Aquí están tus derechos, pero te voy a quitar 20% porque no tengo el dinero completo'. Como representante de la CANIEM, no tengo la facultad legal de indicarle a cada editorial que acepte o no dichas condiciones de pago, esa es una decisión que cada uno de los editores deberá tomar porque es un acto entre particulares y ellos tendrán que definir su estrategia jurídica, sin embargo, lo que sí podemos hacer, y que está dentro de mis funciones, es buscar una reunión con la SHCP y con la Secretaría de Cultura para tratar de que se le pague a la industria editorial el dinero completo por libros vendidos y cobrados al cien por ciento.

CANIEM: ¿Cómo se llegó a esta situación?, nos referimos a tener una deuda de tantos millones de pesos y que no se le pagará a la industria editorial.

JLAA: Hasta 2018, Educal era una entidad paraestatal sectorizada en la Secretaría de Cultura, es decir, pertenecía al gobierno federal, pero contaba con autonomía para desempeñar funciones de un organismo privado y generar sus propias utilidades. La principal tarea de Educal es distribuir y comercializar libros para incrementar la oferta editorial en todo el país a través de una red de librerías propias y afiliadas. Además, es una entidad con presencia en las ferias de libros nacionales e internacionales. ¿Cómo llegamos a esta situación de la deuda? No hay una respuesta directa, pero suponemos que fue más un problema de recaudación. La recaudación o dinero que entraba a las cajas de Educal por la venta de un libro se iba directo para la Secretaría de Hacienda y, entre trámites, burocracia y final de sexenio, el dinero quedó en el limbo de la recaudación. Siempre hemos trabajado de la mano con Educal, no habíamos tenido nunca una situación así en el pasado, por lo que confiamos en que se pueda resolver favorablemente.

CANIEM: ¿Hay pérdida de confianza de la industria editorial con la paraestatal?

JLAA: Aquí el tema primordial es de justicia. Hablamos de libros ya vendidos y cobrados por Educal en el 2018, primordialmente. Lo correcto sería incluso pagar intereses por ese año de moratoria forzada. Ahora, la industria editorial mexicana se encuentra en una situación complicada, nos tienen entre la espada y la pared, si nosotros decimos que no y nos responden que nos van a pagar después y eso significa “a ver cuándo”, los editores no podrían soportar eso porque hay proveedores tocando a la puerta todos los días. Respecto a este año, lo correcto es el pago al cien por ciento, y aunque en éste aún no hay pagos, deseamos que el tema del adeudo del 2018 se resuelva conforme a derecho, por lo que no debería de existir una pérdida de confianza con la paraestatal.

CANIEM: ¿Ya se ha tenido algún acercamiento con la SHCP?

JLAA: Sí, el Dr. Arturo Herrera Gutiérrez nos recibió, a un grupo de integrantes del Consejo Directivo de la CANIEM y a mí. Hay buena disposición para revisar el tema y tratar de solucionarlo. Espero que los editores entiendan que estamos manejando este asunto con la importancia que requiere. Continuaremos dándole seguimiento a este tema y, para ello, se ha enviado una carta a la Secretaría de Cultura, además de que buscaremos las reuniones con las autoridades que sean necesarias.