Proyecto Bubisher

El “bubisher” es un pequeño pájaro del desierto, cuya llegada anuncia las buenas noticias. Este pájaro, que soporta las altas temperaturas de la Hamada, tiene una larga tradición oral en el acervo del pueblo saharaui.

El Proyecto Bubisher es la red de bibliotecas y bibliobuses que inició en 2008 y que está dirigido a la población de los campamentos de refugiados saharauis (en los alrededores de Tinduf-Argelia), situados en la parte más inhóspita del desierto del Sáhara.

El proyecto nació del deseo y la necesidad de reforzar y recuperar la enseñanza del español (desde 1975, los saharauis han defendido el español como un rasgo distintivo de su identidad nacional, y es su segunda lengua oficial después del hassanía), y para ello los involucrados trabajan en los siguientes objetivos: llevar libros a los niños y a adultos, fomentar la lectura en las escuelas, crear clubes de lectura, colaborar con los maestros en las escuelas y formar monitores capaces de transmitir a la población joven el deseo de aprender. No descuidan el apoyo a la formación en árabe gracias a la colaboración de la “Biblioteca Internacional de Suecia”, entre otras entidades.

Pero para los voluntarios, ante todo, les interesa proporcionar acceso a la cultura y el conocimiento a un pueblo abandonado por la comunidad internacional, por lo que colaboran en mejorar la formación integral de los niños, potenciando la interculturalidad y visibilizando la lucha del pueblo saharaui, así como su patrimonio cultural sobre la base del español como lengua común.

Uno de los principales promotores de este proyecto ha sido el escritor español Gonzalo Moure, autor de literatura infantil y juvenil, quien estuvo en México en noviembre pasado por motivo de la FILIJ 2017, quien platicó con el coordinador de Comunicación de la Cámara Nacional de la Industria Editorial Mexicana, Jorge Iván Garduño, sobre el Proyecto Bubisher, y aquí te compartimos la entrevista para conocer más sobre esta noble asociación. 

Háblenos del Proyecto Bubisher

El Proyecto Bubisher nace de los libros, eso es muy importante para mí decirlo, no ha sido un proyecto creado simplemente para promoción de la lectura, sino que ha sido una manera de devolver lo que nos dio el Sahara, a mí, y a otros muchos escritores españoles, cuentacuentos, libreros, bibliotecarios, que hemos ido al Sahara y hemos encontrado una sociedad abandonada por España, y que a través de los libros que hemos ido escribiendo nos hemos ido acercando a ese pueblo. Nació hace ya diez años (2007) de la mano de niños de un colegio de Galicia que tuvieron la idea de crear un bibliobús para llevarlo a los campamentos porque ellos sabían que los niños saharauis estudian español, pero no tienen libros en castellano, y les parecía muy doloroso, así que ellos mismo ahorraron el dinero, el primer dinero necesario para adquirir el primer bibliobús y llevarlo hasta allá. Ha crecido mucho el proyecto. Llevamos un primer bibliobús, pronto nos dimos cuenta que hacían falta bibliotecarios saharauis, más bibliobuses, construimos bibliotecas y ya tenemos tres bibliotecas, tres bibliobuses, catorce bibliotecarios saharauis trabajando en el proyecto con su sueldo, con su horario, y con toda su responsabilidad, y es un proyecto maravilloso porque ha cambiado la realidad, ya el Sahara no es lo mismo con el Bubisher.

¿Cómo obtienen recursos para este proyecto, y qué más requieren para continuar con este gran proyecto?

Hemos encontrado algo maravilloso, y es la solidaridad de los propios niños españoles. Los niños españoles organizan en sus colegios mercadillos solidarios, carreras populares, bocadillos solidarios, venta de artesanía y con el dinero que ellos recaudan es con lo que nos fondeamos y logramos mantener el proyecto.

¿Alguna anécdota que le haya impactado a lo largo de estos años al convivir con los niños saharauis gracias al Proyecto Bubisher?

La más hermosa de las anécdotas fue cuando le dieron la “vuelta al calcetín” los niños saharauis, y me dijeron que ellos querían escribir un libro también, que aquello de recibir libros estaba muy bien, pero que ellos también tenían derecho a escribir su propia historia y sus propias historias, y nos pusimos a trabajar en ello. Recuerdo que estábamos en un club de lectura, pero que de manera natural se convirtió en un club de creación literaria y ellos mismos escribieron su cuento, y ese cuento, al mismo tiempo se vende en España y con el dinero que recaudamos logramos construir una nueva biblioteca, de manera que es un círculo casi perfecto, es una maravilla que salga de los niños españoles, que los niños saharauis respondan con un libro, que con este libro que se venda a los propios niños españoles se construya otra biblioteca y es casi casi una rueda que va avanzando a una gran velocidad.

¿Qué les dice a todos aquellos niños mexicanos que se enfrentan a la limitante de no tener acceso a la literatura?

Los niños poco pueden hacer, salvo que llegue algún adulto que tenga alguna idea liberadora. Yo les diría a los niños, que si no tiene libros, que los escriban, que escriban sus historias, que monten sus grupos de teatro porque la creación literaria al fin y al cabo nació antes de la imprenta cuando todo era oral, y ellos mismos pueden organizarse para construir sus propias historias.

¿Qué es lo que le depara al Gonzalo Moure y al Proyecto Bubisher en el futuro cercano?

Construir la cuarta biblioteca. Son cinco campamentos de refugiados, y no pararemos hasta que haya una biblioteca en cada uno de ellos, un bibliobús, y por lo menos dos o tres bibliotecarios trabajando en esas bibliotecas, ese es el futuro.
 
Muchas felicidades por todo el trabajo que viene realizando, y deseamos todo el éxito en esta gran empresa que es toda una realidad trasformando positivamente la realidad del Sahara. Gracias por su tiempo para esta entrevista maestro Gonzalo Moure.

Para conocer más sobre este proyecto, y cómo apoyar, visita su sitio oficial: http://www.bubisher.org/