Informe Anual Carlos Anaya

El actual Consejo Directivo presentó, al inicio de su gestión, un programa de tres ejes estratégicos bajo los que se desarrollarían los diferentes proyectos y acciones de la presente gestión.

Eje uno
El primero de ellos se refiere a la necesidad de posicionar a la Cámara como el órgano representativo de los editores, así como de todos los integrantes de la cadena del libro y las publicaciones periódicas. La importancia de este eje radica en establecer de manera clara e inequívoca que la CANIEM es el interlocutor válido para cualquier diálogo que instancias oficiales desearan tener con quienes integran la industria editorial.

Una acción de relevancia para la consecución de los proyectos del programa de trabajo del Consejo Directivo, y en particular en este eje, fue la contratación del Dr. José Alejandro Ramírez Flores como Director General de nuestro organismo, esto sucedió al inicio del segundo semestre de 2017.  Su incorporación responde a la necesidad de profesionalizar el trabajo administrativo y de gestión gremial.

El 2017 se cerró con una membresía de 255 afiliados, una de las más altas en los últimos años. 223 de estos afiliados pertenecen al sector de libros, y 32 son de revistas.

Asimismo, como organismo gremial que somos, se atendió el compromiso de proporcionar los servicios que la comunidad de sus afiliados demande a través de acciones concretas. Dentro de éstas, por su particular importancia y efectos, destaca el inicio de operaciones del Centro de Innovación y Formación Profesional para la Industria Editorial, que operará bajo el nombre comercial de Editamos. Este organismo de la Cámara, que estará constituido bajo la figura legal de sociedad civil, integrada por la CANIEM, Funlectura y la Asociación Nacional del Libro, maneja también tres líneas:

  • Formación profesional. Área encargada de la impartición de los cursos y seminarios que tradicionalmente ha ofrecido la Cámara.
  • Documentación y estadística. En esta área se concentrarán los proyectos encaminados a la preservación e información de la industria editorial, así como a la generación de información estadística del sector.
  • Gestión de la innovación. En esta línea se prestarán servicios de consultoría encaminados a desarrollar, a través de la innovación, a las entidades de la industria y a auxiliar a las empresas editoriales en la creación de incubadoras de innovación en el seno de las mismas.

Se inició el remozamiento del edificio de Holanda 21, sede de Editamos. Entre las acciones a destacar tenemos la obra de acceso desde el predio de la CANIEM, la instalación de internet y la adecuación de los espacios sanitarios, así como trabajos de adecuación para el uso amplio de sus instalaciones.

En relación con las actividades que desarrollará el Centro, se firmó un convenio con el Archivo General de la Nación, uno de los temas importantes será la capacitación sobre cómo y cuáles archivos conservar y, además, el acuerdo con el Instituto de Investigaciones Bibliotecológicas de la UNAM para el apoyo y formación de expertos en el manejo de acervos bibliográficos.

Otro importante trabajo fue la revisión y actualización del programa del Seminario de Introducción al Mundo del Libro y las Publicaciones Periódicas Beca Juan Grijalbo; el nuevo programa iniciará su aplicación este año.

A través del trabajo y esfuerzo del Comité de Libros Infantiles y Juveniles, se avanzó en la construcción del Diplomado en edición de libros infantiles y juveniles.

En cuanto a los servicios que ofrecemos a afiliados respecto a tarifas preferenciales se continuó con los de mensajería y paquetería de Federal Express, en este rubro se firmó un convenio con la empresa Segmail, quien también nos ofrece tarifas preferenciales; el descuento de 15% con Shutterstock, el mismo descuento en Interjet y el descuento con la empresa de gestión de Fianzas FIDUCIA.

A través de la Comisión de Innovación (antes Nuevas tecnologías), se llevó a cabo en las instalaciones de la Cámara la Feria de Soluciones Tecnológicas de la Industria Editorial en la que cerca de 150 profesionales de la edición se dieron cita en nuestras instalaciones, así como 13 expositores.

Una de las actividades centrales de la CANIEM ha sido contribuir a la formación profesional de nuestro sector. Esta actividad se verá robustecida con la operación de Editamos; para 2018 será el Centro quien, como ya se mencionó, tendrá a su cargo la impartición de los diferentes cursos y seminarios que integran el programa correspondiente.

Este periodo, la Cámara ha impartido 20 cursos, con una participación de 276 asistentes, además, contamos con una asistencia de 19 alumnos a la Beca Juan Grijalbo, y de 14 al Diplomado los Procesos en la Edición del Libro.

Adicionalmente a nuestra conocida oferta de cursos, en este periodo se firmaron dos importantes convenios que dan lugar a nuevos proyectos: el primero con la Asociación Mexicana de Traductores Literarios (AMETLI), con el cual da inicio el Diplomado en Traducción Literaria y Humanística francés-español; y el segundo con la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM, con quienes se dictó el Curso a distancia de Cálculo Editorial.

Eje dos
El segundo eje tuvo como objetivo lograr que se reconozca al libro y a las publicaciones periódicas como uno de los medios de preservación del patrimonio cultural de nuestro país.
Para lograr este objetivo se plantearon dos líneas tácticas. Por una parte, mejorar la comunicación con nuestros interlocutores formales e informales y, por la otra, continuar con la promoción y apoyo a la participación de los editores nacionales tanto en las ferias realizadas en nuestro país como en las más importantes ferias internacionales.

Como acción complementaria se promovió y se llevó a cabo la Asamblea de la Fundación Mexicana para el Fomento de la Lectura A. C. (Funlectura). Como resultado de ésta se reconstituyó el Comité de Dirección, quedando presidido por el Mtro. Felipe Garrido, reconocido editor, autor y promotor del libro y la lectura.
El resurgimiento de Funlectura ayudará, qué duda cabe, a impulsar las tareas de fomento a la cultura escrita en México que realiza la CANIEM.
En lo que respecta a la primera línea, se ha logrado ampliar la comunicación con nuestros afiliados y con el público interesado en las actividades de la Cámara y del sector.

En el área de redes sociales trabajamos este año en un reposicionamiento que ha comenzado a dar frutos que se traducen en la mejoría de nuestra reputación, así como en un incremento de 24.3% en Twitter y de 14.4% en Facebook sobre nuestra comunidad. Recientemente, incursionamos en YouTube, un canal de gran aprecio para los lectores, donde la Cámara difunde ahora información relevante del sector editorial,

Se ha continuado con la publicación del boletín electrónico que cuenta con una lista de distribución de casi 4,000 integrantes. Editamos en este año 48 ejemplares del Boletín Editores y dos números especiales por motivo de los sismos del 7 y 19 de septiembre de 2017.

En este renglón fue notable el incremento de actividades con los medios, por lo que en este periodo se emitieron un total de 26 boletines de prensa, mismos que generaron una importante cantidad de menciones en los medios, así como solicitudes de entrevistas a algunos representantes del sector editorial y a mi persona tanto en radio, televisión, imprenta e internet, obteniendo 214 notas periodísticas que mencionan CANIEM, y 106 notas mencionando a Carlos Anaya Rosique; lo que da un total de 320 notas a lo largo del año.

A estos impactos hay que sumar el trabajo realizado para los Premios CANIEM, así como durante la FIL Guadalajara, obteniendo para el caso de los Premios CANIEM 52 notas periodísticas en radio, televisión, prensa escrita, sitios de internet y redes sociales entre las que se encuentran entrevistas a la Mtra. Peggy Espinosa y a mi persona como presidente de la Cámara.

Respecto a la FIL Guadalajara, 35 impactos en medios es lo que reportamos tanto en radio, televisión, prensa e internet, derivado de una serie de entrevistas y temas agendados como el fomento a la lectura, y las librerías en el país; además de reportajes especiales como el de libros infantiles y juveniles, por citar un ejemplo, que la revista Contenido publicará en los próximos días.

En suma, alcanzamos un total de 407 impactos directos en medios de comunicación. Una cifra que no recuerdo hayamos tenido en por lo menos los últimos cinco años.

La segunda línea se sustenta en la promoción y facilidades de acceso para nuestros afiliados a diferentes ferias nacionales e internacionales; en este sentido es de destacar el descuento especial que se tiene en FIL Guadalajara.
Sin embargo, los desastres naturales que agobiaron a nuestro país y al Caribe tuvieron una incidencia negativa en la realización de algunas ferias. En la Ciudad de México se canceló la feria de la Delegación Gustavo A. Madero y en el plano internacional se canceló la Feria Reforma, cuya sede sería Puerto Rico. La Feria del Zócalo de la Ciudad de México cambió también sus fechas de realización como resultado del sismo del 19 de septiembre de 2017. En general, la difícil situación económica mermó las posibilidades de participación de las empresas e instituciones mexicanas, observándose un descenso en la asistencia de éstas a las diferentes ferias celebradas.

Resultó particularmente complicada la participación de editoriales mexicanas en la Feria de Fráncfort y fueron las editoriales universitarias quienes, una vez más, a través de la ANUIES Región Noroeste patrocinaron el espacio de 2017. Sería importante que las grandes empresas editoriales de nuestro país participaran en el pabellón de México en la Feria de Fráncfort, pues así daríamos la imagen que realmente tenemos: las ediciones de todos los editores que tienen sede en nuestro país. Es indudable que la cultura nacional también está presente en esas empresas.

Al momento de elaborar este informe ya se realizó la Feria Internacional del Libro del Palacio de Minería, en la que participaron alrededor de 500 editores nacionales e internacionales. Al respecto hay que mencionar que durante la inauguración y durante mi participación, invité a que los candidatos a la Presidencia de la República definieran con claridad su posición y su programa de estímulo a la lectura y al libro.
Esta invitación se justifica pues es una acción que corresponde al tercer eje propuesto por el actual Consejo Directivo. Cabe mencionar que, derivado de este discurso, el 8 de febrero los diarios Reforma, El Universal, Excélsior y La Crónica destacaron como su nota principal de Cultura mi participación, antes que la del resto de los participantes.
Eje tres
El tercer eje se propone promover el desarrollo de políticas públicas para que la cultura escrita sea reconocida como una actividad estratégica y, por tanto, prioridad en el progreso cultural y económico de nuestra sociedad.
Este eje hace explícito el compromiso de la CANIEM de ser no sólo una agrupación gremial que vela por el interés de sus afiliados sino que, sin ser una institución política, reconoce su obligación de coadyuvar y proponer el desarrollo de la cultura escrita en nuestro país y la pertenencia de nuestro sector, en un carácter protagónico, a las industrias culturales estratégicas de México.
La Cámara participa activamente en el Consejo Nacional de Fomento de la Lectura y del Libro y ha participado en reuniones con diferentes instancias del Congreso. Junto con la Asociación Nacional de Librerías (ALMAC) ha promovido con vigor la iniciativa de cambiar el régimen fiscal actual de las librerías a tasa cero, para evitar que los puntos de venta asuman esto como un costo más, lo cual, por supuesto, redundará en la reinversión, ampliación y fortalecimiento de este sector, el canal natural de comercialización del libro.
Por otra parte, durante febrero de 2017 se conversó con la Subsecretaría de Educación Media Superior de la SEP sobre los cambios que tendrán los programas de bachillerato, con el fin de proporcionar esta información a nuestros afiliados para que, a su vez, ellos puedan preparar material didáctico de calidad que ofrezcan a los diversos bachilleratos.
También participamos en la iniciativa, coordinada por la Unión Internacional de Editores (IPA), de solicitar a los coordinadores de los equipos de negociación de Canadá, Estados Unidos y México que se incluya en la negociación del TLCAN un apartado que considere la defensa del derecho de autor, siempre manteniendo una posición solidaria para los tres países involucrados.
Lo destacado y relevante es que, en este complicado momento de las negociaciones del tratado, la solidaridad continental mostrada por los editores de los tres países de Norteamérica, es de gran valía.
Es preciso mencionar que nuestra participación en la Audiencia Pública sobre la Ley de fomento de la lectura y el libro, el mes de diciembre 2017, convocada por la Comisión de Cultura del Senado de la República permitió, junto a las voces de diversos actores del mundo del libro, editores, libreros distribuidores, autoridades de cultura, manifestar nuestra sorpresa ante el intento de modificaciones a la Ley mencionada, sin la consideración de lo que indica el Artículo 4 de la Ley de Cámaras y sus Confederaciones, que además reflejaba un absoluto desconocimiento del proceso económico del libro, de su distribución y su comercialización. Esta acción nos permitió reconocernos y poder participar en diversas acciones en beneficio de esta gran industria cultural, como lo que representamos: unidad.
En resumen, sostuve durante el periodo de marzo de 2017 a marzo de 2018, 340 actividades diversas, entre las que contamos reuniones con autoridades del poder Ejecutivo federal, de los estados de la República, con legisladores, senadores y diputados; con diversos gremios, embajadores, autoridades universitarias del país, medios de comunicación, actores políticos y empresarios en general, además del trabajo con comisiones internas y comités de la Cámara.
En ellas se ha atendido de manera amplia nuestra agenda de políticas públicas, misma que considera los siguientes puntos:

  • Poner en el centro del interés el papel del libro como elemento estratégico para el desarrollo del país.

•             Señalar la importancia de la distribución y comercialización nacional y dar pasos para su desarrollo y consolidación.
•             Señalar e insistir en la protección del derecho de autor.
•             Promoción de estrategias para impulsar y favorecer la exportación de la producción editorial nacional.

  • Poner en el centro de la política cultural la promoción y el fomento del libro y la lectura.
  • Establecer relaciones de respeto a los ámbitos de trabajo del sector privado, precisando el papel del Estado en el desarrollo del sector editorial, y en los ámbitos de la edición, impresión, distribución y comercialización.

Adicionalmente a las tareas mencionadas incrustadas en el marco del eje tres, se colaboró tanto con la Secretaría de Cultura federal como con la Secretaría de Cultura de la Ciudad de México al recibir al personal de algunos de sus departamentos en la sede del Centro de Innovación al no poder acceder a sus instalaciones luego de que éstas se dañaran debido al sismo del 19 de septiembre de 2017. Recientemente, apenas en febrero de 2018, una vez más se recibió a personal de la Secretaría de Educación Pública en lo que preparaban su cambio de sede al resultar sus oficinas dañadas por el sismo del día 16 de ese mes.
En estas líneas se ha presentado un apretado resumen de las actividades realizadas por la Cámara en un periodo caracterizado por la incertidumbre económica y el doloroso efecto de múltiples desastres naturales, desde huracanes e inundaciones hasta los ya frecuentes sismos, sin embargo, ha sido también un periodo de logros y avances.
Nunca será suficiente el agradecimiento a todos los directivos y consejeros de la Cámara, a todos los afiliados que se involucran en sus actividades, proyectos y acciones: siempre estamos abiertos a la participación de todos. Quiero agradecer en particular y muy especialmente a los trabajadores de este organismo gremial por su decidida colaboración. Muchas gracias, en verdad, sin ustedes nuestra Cámara no podría aspirar a superar los retos.
Los meses por venir requieren del trabajo conjunto, de la solidaridad gremial y del esfuerzo que siempre ha caracterizado a nuestra industria editorial.
Gracias